La Rioja

En casa de los Beatles

Eduardo, junto a las estatuas de los Beatles en Liverpool. :: l.r.
Eduardo, junto a las estatuas de los Beatles en Liverpool. :: l.r.
  • Eduardo Gil de Gómez Riojano en Liverpool

Eduardo Gil de Gómez tiene 40 años. Es natural de Rincón de Olivedo y vive en Liverpool, Reino Unido. Residió allí por primera vez entre los años 2002 y 2008 y regresó en el 2014.

Este químico riojano consiguió una beca Leonardo para realizar prácticas y, después de tres meses, la compañía le ofreció quedarse. Además de por la oferta laboral, decidió trasladarse a Liverpool porque consideró que era una buena oportunidad para mejorar el inglés.

Eduardo trabaja en un laboratorio farmacéutico y destaca que Liverpool, con más de 400.000 habitantes, es una ciudad acogedora: «La gente es muy agradable y tiene una acento muy característico ('scouse'); muchas veces es imposible entenderlos». «Lo que más me sorprendió cuando llegué aquí -continúa- es que los ingleses y las inglesas beben como si no hubiera un mañana, especialmente cerveza».

Eduardo cita el clima como la mayor diferencia con España. «Llueve bastante más y el principal problema es la falta de luz en invierno, que puede llegar a ser un poco deprimente... pero, bueno, una buena copa de Rioja y se soluciona enseguida». Respecto a la comida, explica que «el plato típico de aquí es el 'fish and chips' (bacalao rebozado con patatas fritas), así que te puedes hacer una idea».

Sin embargo, debido a la ausencia de cocina propia, se pueden encontrar en Liverpool una gran variedad de restaurantes: «Los hay italianos, griegos, indios, turcos, mexicanos, peruanos, franceses... y, por supuesto, españoles», detalla.

Después de tantos años, este emigrante riojano asegura que ya está muy acostumbrado al país, incluso a los horarios: «De hecho, ahora me parecen extraños los que hay en España», dice. Sobre la cuestión alimenticia, tampoco supone grandes complicaciones para el día a día: «Al fin y al cabo me puedo cocinar unas buenas patatas a la riojana yo mismo; los ingredientes sí que se encuentran aquí». Ahora bien, sí echa en falta algo: un buen jamón serrano.

Eduardo no tiene grandes dificultades a la hora de vivir en Liverpool, pero reconoce que «de vez en cuando puedes tener problemas con cosas simples como abrir una cuenta en un banco».

Como curiosidad, este riojano de Rincón de Olivedo cuenta que «la primera vez que salí por la noche por la ciudad, era invierno; llovía, hacía frío y me sorprendió mucho la forma de vestir de la gente de aquí». «Las chicas -continúa- van en minifalda y tirantes y los chicos en manga corta o solo con camisa. Y así visten en cualquier época del año», concluye.