La Rioja

Las agresiones no se toman fiesta

Las agresiones no se toman fiesta
  • Los antecedentes de abusos en 'sanfermines' y los ocurridos en las pasadas fiestas de Lardero y Calahorra alertan sobre una lacra en auge

En julio pasado, durante la madrugada del día grande de San Fermín, una joven denunció haber sido violada por cinco individuos. El tatuaje de uno de los agresores que lucía su apodo, el 'Prenda', en la tripa permitió su detención y la de sus cuatro amigos.

Ocurría en Pamplona este mismo año, pero no hace falta salir de La Rioja para encontrar ejemplos de una lacra que no cesa. En febrero, en la tarde noche de un viernes un individuo comenzó a seguir a una mujer de 42 años que había salido a tomar unas copas. Cerca de las inmediaciones de la zona del Revellín en Logroño, según consta en la denuncia que interpuso días después ante la Policía Nacional, fue abordada y presuntamente violada. En julio, un joven de 17 años era detenido por presuntamente haber agredido a otra menor de 16 años. Los hechos ocurrieron de madrugada y tanto la víctima como el agresor disfrutaban de las fiestas de Lardero. La menor y sus amigas conocieron a un grupo de chicos y, en un momento de la noche, se quedó a solas con uno de los jóvenes, natural de la República Dominicana. Hacia las cuatro de la madrugada, el joven supuestamente había intentado sobrepasarse con la chica, cometiendo la agresión sexual.

El último caso conocido ocurrió en Calahorra el pasado mes de agosto. Un joven de unos 30 años y de nacionalidad marroquí, según el testimonio de dos de las víctimas, menores de edad, les pidió que se desnudaran mientras se encontraban en el baño de un pub de la ciudad calagurritana. El suceso también ocurrió durante las fiestas de la localidad.

Cifras del 2012

En La Rioja, de acuerdo con los datos que figuran en la Memoria de la Fiscalía, las delitos sexuales se incrementaron el 48% en el último año contabilizado. De las 50 diligencias previas abiertas por el Ministerio público por este tipo de delitos en el 2014 se pasó a 74 en el 2015. Para encontrar una cifra superior hay que remontarse al 2012, cuando se registraron 77 delitos sexuales. Dentro de todos los delitos catalogados contra la libertad sexual, las agresiones sexuales son las más comunes y las que más han crecido en los últimos años. Sólo en un año han aumentado el 42% y representan ya el 40% de este tipo de delitos. Por contra, las violaciones son residuales, de hecho, el año pasado no se contabilizó ninguna; un año antes, se denunciaron dos.

Cobran especial relevancia los abusos sexuales en general, que suponen el 25% del total. De los datos del 2015 también destacan los abusos sexuales a menores de 16 años con cinco casos contabilizados, y la utilización de personas con fines pornográficos, con 4.

Las estadísticas no dejan de ser números, pero sí ofrecen una radiografía de un fenómeno que, al menos con los datos en la mano, parece en ascenso. Tal es así que la semana pasada, mujeres de distintos colectivos, Marea Arcoiris, Plataforma de Afectados por la Hepatitis C, URfem, Peña La Vendimia, CCOO, IU, Equo, Podemos y Cambia Logroño, aglutinadas en torno a una plataforma, lanzaban una campaña contra las agresiones sexuales durante estas fiestas en las que, de acuerdo con sus informaciones, se han denunciado tres casos graves. 'Vive las fiestas de la Vendimia desde el respeto. El no sigue siendo no. Por unas fiestas libres de agresiones sexistas' es el lema de la campaña.

No es la única iniciativa de estas características; también esa semana, los cinco grupos municipales presentaban su propia campaña que bajo el lema '¿Entiendes cuando digo no?' para luchar contra las mujeres.