La Rioja

Uvas en el suelo durante los primeros días de septiembre. :: Sonia tercero
Uvas en el suelo durante los primeros días de septiembre. :: Sonia tercero

La sequía y las inspecciones del Consejo merman las expectativas de cosecha

  • La vendimia, con apenas el 1% de la uva en las bodegas, recupera fechas normales y mantiene las previsiones de calidad

El calor de la segunda quincena de agosto y de los primeros diez días de septiembre, la sequía continuada y la campaña de control de producciones puesta en marcha por el Consejo Regulador han mermado las expectativas de cosecha que, si bien hace poco más de dos semanas apuntaban a que se alcanzaría sin problemas el 107% de rendimiento autorizado para la campo, ahora empiezan a verse por debajo.

El potencial productivo de la campaña asciende a 62.641 hectáreas (58.016 de tintas y 4.625 de blancas), 759 más de la cosecha anterior por la entrada en producción fundamentalmente de nuevas plantaciones de blanco (620 más). Con los rendimientos máximos autorizados para el 2016 (107%, es decir, 6.955 kilos por hectárea en uvas tintas y 9.630 en blancas), la cosecha máxima amparada podría llegar hasta los 448 millones de kilos, aunque por los factores comentados (sequía y el control de producciones) la cifra se espera que quede más cercana a la del año pasado, cuando se ampararon 423 millones de kilos de uva. Sí que habrá un 'plus' a la hora de transformar la uva en vino, ya que el rendimiento en bodega ha pasado del 70% habitual al 72% en esta campaña.

Campaña de inspección

Al margen de la meteorología, que con la sequía y el calor ha reducido el tamaño de la baya y, por tanto, el peso, la descarga de racimos, en muchos casos de forma voluntaria y en otros por requerimiento de los Servicios Técnicos de Consejo Regulador bajo amenaza de descalificación íntegra de la producción de las parcelas, ha sido una imagen habitual durante el verano en los viñedos prácticamente en el conjunto de la denominación.

Fuentes del Consejo Regulador confirman que la «campaña de control ha terminado» y, a la espera de los resultados concretos, lo cierto es que a finales de agosto se pudo ver en los viñedos riojanos muchas uvas en el suelo como consecuencia de las advertencias de los Servicios Técnicos.

En este sentido, el Consejo Regulador alertó mediante una carta antes del inicio de la campaña vitícola a cientos de viticultores que habían sido incluidos en un grupo de 'riesgo' por antecedentes de producciones excesivas y de la obligación de controlar la carga de las cepas. El periodo de inspecciones, que en varios casos ha precisado varias visitas de los veedores a las plantaciones en el campo e incluso más de un requerimiento de descarga a determinados titulares del viñedo, concluyó a principios de septiembre con la llegada de la vendimia.

Estado de la vendimia

Hasta el pasado día 15, la entrada de uva en bodegas apenas representaba el 1% del conjunto de la vendimia. En este sentido, únicamente 30 bodegas habían abierto sus puertas para dar entrada a 2,5 millones de kilos de uva tinta y 2 millones de blanca, según los datos facilitados por el Consejo Regulador.

Así las cosas, las fechas recuperan la normalidad respecto a las cosechas del siglo XXI, después de la rápida y temprana vendimia del 2015. Las expectativas de calidad continúan de momento siendo muy buenas, incluso con las últimas lluvias, según el último boletín de maduración del Consejo Regulador: «El estado vegetativo y sanitario del viñedo sigue siendo en general muy bueno, lo que permite mantener excelentes expectativas cuantitativas y cualitativas para una vendimia 2016 que se inició puntualmente el día 29 de agosto con las variedades blancas más tempranas y ya está comenzando con el resto de variedades en las zonas más orientales de la Denominación». «La climatología de los próximos días -continúa el informe de maduración- será decisiva para el resultado final, considerándose en este sentido que serán muy beneficiosas las lluvias que han comenzado a fecha 13 de septiembre si se producen de forma moderada».