La Rioja

El niño de los ojos de Lumbreras

Pilar García sostiene a su pequeño Roberto junto a su pareja y a vecinos de Lumbreras.
Pilar García sostiene a su pequeño Roberto junto a su pareja y a vecinos de Lumbreras. / Justo Rodriguez
  • Roberto Pérez es el primer bebé que se inscribe en el Registro Civil del municipio en 46 años

  • El Ayuntamiento ha obsequiado a los padres con mil euros para gastos por sacar la partida de nacimiento de su hijo en la localidad camerana

Tiene tres semanas y se ha convertido en el 'rey' de Lumbreras. Roberto Pérez García vino al mundo el pasado 27 de agosto para hacer historia. Aunque vio la luz en el Hospital San Pedro de Logroño, sus padres, Juan Carlos Pérez y Pilar García, han querido inscribirlo en el libro del Registro Civil de la localidad camerana, donde no se había dado una nueva partida de nacimiento desde hacía la friolera de 46 años.

La última se expidió en 1970 y correspondió a María Soledad Silva Martínez. «Desde entonces habían nacido algunos niños en el pueblo pero los registraban en Logroño, donde venían al mundo», comenta el alcalde, Norberto Martínez. El regidor indica que desde hace más de un lustro un cambio normativo posibilitó que los bebés puedan obtener su certificado de nacimiento «donde quiera que vivan», siempre que al menos uno de los progenitores lleve empadronado en ese municipio durante un mínimo de dos años.

Éste es el caso del pequeño Roberto. Su padre reside en Lumbreras, la madre en Ortigosa de Cameros. Que el recién nacido escriba un renglón histórico en el Registro Civil de la primera localidad obedece a una decisión salomónica. «Mi madre (la abuela del niño) quería que se llamara Antonio, como mi abuelo; pero Juan Carlos (el padre del bebé) prefería Roberto. Y como mi abuelo era de Lumbreras al final nos decantamos por este municipio», justifica la elección la madre del protagonista de esta historia.

Y a los lumbrereños la resolución de esta joven pareja los ha colmado de felicidad; ya que Lumbreras, como el resto de pueblos de la sierra riojana, no consigue contener desde los años 60 la sangría demográfica y el envejecimiento imparable de un censo cada vez más exiguo.

«La inscripción de Roberto ha supuesto una alegría buena», reconoce el alcalde. La Corporación lo ha entendido así. Por acuerdo de pleno, el Ayuntamiento ha obsequiado a la pareja con mil euros para que puedan afrontar los primeros desembolsos. «Es una ayuda importante», agradece el padre; quien señala que «de momento, sólo gasta pañales pero ojo con lo que viene...».

Aportación económica

El Consistorio de Lumbreras aprobó también que esta aportación económica se mantenga «en lo sucesivo» por si, como subraya el primer edil, pudiera constituir un «estímulo» para que más bebés saquen su partida de nacimiento en este bonito rincón del Camero Nuevo.

Y es que por las coquetas y empedradas calles de Lumbreras corretean a diario cuatro pequeños más. Al menos este municipio mantiene en la actualidad una discreta presencia infantil, no como otros enclaves de la sierra riojana. Pero el retrato demográfico de la localidad no tiene nada que ver con el de medio siglo antes. En 1960, Lumbreras contabilizaba 490 habitantes, la inmensa mayoría población permanente. Hoy tiene 163 censados, de los que sólo una tercera parte reside en el municipio de continuo.

Juan Carlos avanza que, por lo pronto, la familia piensa «quedarse aquí». Y es que sólo en un pueblo «sientes un ambiente familiar y que todo el mundo está pendiente». Así se desvivían los lumbrereños por hacerle carantoñas al niño durante la realización de este reportaje. ¿Más motivos? «Tranquilidad, libertad y disfrutar de más cercanía con tu hijo», completa el padre.