La Rioja

Los detenidos se podrían enfrentar a penas de hasta 20 años de cárcel

El delegado del Gobierno en La Rioja, Alberto Bretón, y Pedro Luis Mélida, jefe superior de Policía de La Rioja, fueron los encargados de informar de alguno de los detalles de una operación que, aseguró Bretón para justificar su prudencia, «continúa abierta».

Tras el relato de los hechos, el delegado del Gobierno apuntó que «a los detenidos se les imputan los delitos de tráfico de drogas, organización criminal, robo con violencia, detención ilegal, lesiones, tenencia ilícita de armas y usurpación de funciones públicas» y que, además, en el caso del responsable del gimnasio de Logroño, se le añade un delito contra la salud pública por tenencia de anabolizantes de uso prohibido. «Las penas de prisión a que podrían enfrentarse cada uno de ellos asciende a 20 años», dijo Bretón remitiéndose a fuentes judiciales.

«Fueron interceptados a las afueras de Málaga», explicó el máximo responsable de la Policía Nacional en La Rioja, que apuntó que «se apoderaron de la droga con fuerza y con violencia» y que «cuando se registraron los vehículos en los que circulaban se localizó todo el cargamento» sustraído.

«Hay que felicitar a la brigadas provinciales de Policía Judicial de La Rioja y La Coruña porque han conseguido desarticular este grupo criminal en el que, además, alguno de los integrantes era miembro de la Guardia Civil. No tenían la dignidad suficiente para llevar el uniforme que llevaban. Esto permitirá separarles de la Guardia Civil», se congratuló Bretón.