La Rioja

Ceniceros y Sanz se fundieron en un abrazo en el Círculo. :: J. Herreros
Ceniceros y Sanz se fundieron en un abrazo en el Círculo. :: J. Herreros

El PP acusa a Sánchez de «dañar» al país por tener «secuestrado» a su Gobierno

  • Sanz aprovecha la Junta Directiva Regional para reclamar a Rita Barberá que deje su escaño en el Senado y Ceniceros pide la unidad de todo el partido

El PP de La Rioja acusó ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de «dañar a España y a La Rioja» por mantener «secuestrado» al Gobierno del país. La parálisis política y el riesgo de unas terceras elecciones centraron buena parte de la reunión de la Junta Directiva Regional del PP, una cita en la que también sobrevoló la corrupción y la salida del partido de la ex alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a quien el presidente de los populares riojanos, Pedro Sanz, instó a dejar el Senado.

El PP de La Rioja oficializó ayer la apertura del curso político en un acto, con ambiente de reencuentro, celebrado en el Círculo Logroñés, a cuyo salón accedieron juntos y en animada charla Pedro Sanz y el jefe del Ejecutivo riojano, José Ignacio Ceniceros, quien no se resistió en su intervención tanto a mandar un mensaje de unidad al partido como a bromear con el secretario general de la formación, Carlos Cuevas, a quien un leve retraso dejó momentáneamente sin silla.

Abrió el acto el coordinador general, José Luis Pérez Pastor, quien, destacó que «no somos un partido para momentos fáciles porque siempre nos hemos crecido ante los retos apoyados en nuestras convicciones» antes de ceder el atril a la alcaldesa de Logroño. Cuca Gamarra defendió la «buena política» y resaltó que «somos un partido abierto, que sabe que tiene que gobernar para todos». «Somos capaces de dialogar y buscar los puntos de encuentro con el resto de partidos, lo hemos demostrado, y eso es lo que debe aprender el PSOE», aseveró para advertir de que «lo que no puede hacer Pedro Sánchez es tener secuestrado al Gobierno de España. España necesita un Gobierno y lo necesita ya y solo hay una persona, con un pinche de cocina que se llama Luena, que no lo piensa así».

En el mismo sentido, José Ignacio Ceniceros arremetió contra el PSOE, al que recordó que «su arrogancia impropia nos puede llevar a unas terceras elecciones que nadie queremos». «Volver a diciembre sería un error de una política prepotente y egoísta», advirtió para, a continuación, volver la vista a su propia casa para lanzar un mensaje de unidad: «Trabajar juntos es la base del éxito y La Rioja nos necesita a todos trabajando juntos, no en pequeños grupos, porque ninguno de nosotros es tan capaz como todos nosotros», sentenció. Tampoco eludió hablar de los casos de corrupción que han salpicado al partido e instó a «reconocer que no somos personas perfectas y algunos han ensuciado la noble tarea del servicio público y el nombre del partido».

El escaño de Rita Barberá

El mismo guante fue recogido por el presidente del PP de La Rioja, Pedro Sanz, quien defendió que «nosotros no nos escondemos de nada y asumimos las responsabilidades de lo que hemos hecho mal». «Que es cierto que a mí me habría gustado que Rita Barberá se hubiese marchado del Senado, pues sí. Ya lo dije el otro día, su decisión no coincide con la decisión del partido, y hubiera sido mejor que se hubiese ido, pero es una decisión personal y ya no está en el Partido Popular».

No obstante, la diana de los dardos más gruesos del también vicepresidente del Senado fue el PSOE, al que acusó directamente de «dañar a España, en la imagen, pero sobre todo en la economía y en las expectativas de futuro, y a todos los españoles y se lo va a hacer también a La Rioja y a todos los riojanos porque habrá dificultades para elaborar los Presupuestos, los funcionarios y los pensionistas no sabrán lo que van a cobrar, todo será inseguridad e incertidumbre y tendremos problemas con las infraestructuras».

Tras criticar al PSOE por ser «incapaz de dejar las políticas arcaicas y pasadas de moda» y recordar que el PP «evoluciona, se mueve, reforma y escucha a los ciudadanos», Sanz defendió que «no estamos en tiempos convulsos o difíciles, pero sí diferentes, en los que es el momento de innovar, darle a la imaginación y romper esquemas».