La Rioja

La Rioja activa el plan de ACNUR para la inserción laboral de los refugiados

Escobar, García-Calzada, Reinares y representantes de empresas, ayer en la sede de la FER. :: M. Herreros
Escobar, García-Calzada, Reinares y representantes de empresas, ayer en la sede de la FER. :: M. Herreros
  • Ejecutivo riojano, Cruz Roja y FER se reunieron ayer con 12 empresas para poner en marcha el proyecto piloto en la región, que acoge a 85 personas refugiadas

La Rioja lanzó ayer el Proyecto de Inserción Laboral de Personas Refugiadas de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados), que optó por la región para impulsar la prueba piloto. ACNUR aprovechó el pasado 20 de junio, Día Mundial del Refugiado, para anunciar la implantación del plan en La Rioja, que, a partir de ahí, seleccionó a 27 acogidos -un tercio con estudios universitarios; otro, con secundarios, FP o Bachillerato; y el tercio restante, con primarios- para acelerar su formación y lanzar un proyecto cuya primera gran cita se celebró ayer en la sede de la FER.

Allí, a primeras horas de la mañana, el consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Justicia, Conrado Escobar; los presidentes de la Federación de Empresarios de La Rioja, Jaime García-Calzada, y de Cruz Roja en La Rioja, Fernando Reinares, y la responsable del área de Inmigración y Refugio en esta entidad, Isabel Manzanos, mantuvieron una reunión con una docena de representantes de empresas: Riberebro, Canteras Fernández Pascual, JAE Ingeniería y Desarrollo, Bodegas Marqués de Terán, JIG, Schindler, Netsite Consulting, Frama Actividades Rioja, Trecemarketing, Garnica, Formavolución y Construcciones Calleja.

Escobar, quien calificó el proyecto de «valiente, complejo en su ejecución, pero de máxima generosidad», defendió que «la inserción laboral es clave para poder dar respuesta al drama humano de quienes huyen de la guerra» y destacó que «también las empresas riojanas pueden salir beneficiadas porque estas personas pueden aportar riqueza social, cultural y competitividad».

Finalmente, el consejero resaltó que ACNUR apostó por la región porque «tenemos un excelente clima de concierto social, de diálogo y de colaboración que hace que La Rioja funcione como una inmensa red de solidaridad».

Mientras, García-Calzada resaltó que «la mejor forma de integrar a estas personas, acabar con este drama del siglo XXI y lograr una Europa más igualitaria y justa es procurarles un trabajo». En el mismo sentido, Reinares recalcó que «todos los inmigrantes que hemos preparado y que vamos a recomendar a la parte empresarial son dignos de tener un empleo. Sabemos que las circunstancias económicas actuales no son las más idóneas, pero ellos pueden aportar a las empresas su formación y su conocimiento de idiomas».

En la actualidad el servicio de acogida temporal de Cruz Roja contabiliza 26 personas, entre ellas las dos familias sirias (dos matrimonios y cinco niños) recibidas este verano, que se suman a los 59 refugiados llegados a la región y alojados hoy en plazas externas o pisos. «Llegan mal porque lo hacen en contra de su voluntad y, además, su nivel cultural y social era alto en su país, por lo que les resulta muy costoso adaptarse a un nuevo país y a otras costumbres», explicó Isabel Manzanos, quien aclaró que «a pesar de los dramas que han vivido, son personas con muy buena disponibilidad para trabajar y rehacer su vida».

A la espera de nuevos refugiados, Escobar recordó que en La Rioja «se han concentrado todas las ayudas, públicas y privadas, en una red que canaliza el Gobierno a través de las oficinas de atención al ciudadano para lograr que la colaboración de particulares, instituciones y entidades pueda llegar a Cruz Roja de una forma ordenada y más efectiva».