La Rioja

En lugar de cárcel, rehabilitación

  • La Audiencia conmuta a un hombre una pena de dos años de cárcel por la obligación de someterse a un tratamiento de desintoxicación

  • El hombre fue sorprendido con cocaína en su coche, que además conducía sin carné

Una sentencia de la Audiencia Provincial de La Rioja ha conmutado a un hombre la pena de dos años de prisión por la obligación de someterse a un tratamiento de desintoxicación, tras el acuerdo alcanzado en el juicio celebrado hoy.

El fiscal pedía, en su escrito de acusación inicial, una pena de seis años y seis meses de prisión para un hombre acusado de ser el presunto autor de delitos de tráfico de droga, usurpación del estado civil y conducción de vehículos a motor sin permiso habilitante, ocurridos en un control de carretera en noviembre de 2014 en Calahorra.

El acuerdo entre las partes ha concluido por una pena de 18 meses de prisión y 1.200 euros por el delito de tráfico de droga; de seis meses de cárcel por el de usurpación del estado civil y 31 días de trabajo en beneficio de la comunidad por el de conducción de vehículo sin permiso habilitante.

Se ha aplicado la atenuante de toxicomanía o drogadicción, se ha computado la pena de prisión por la obligación de someterse a tratamiento de desintoxicación y se mantiene la pena de 31 días de trabajo en beneficio de la comunidad.

El acusado, en el momento en el que ocurrieron los hechos, estaba condenado a la privación del permiso por conducir bajo los efectos del alcohol, según relata el ministerio público en su escrito de acusación.

En 2014

En ese escrito inicial del fiscal, se indica que los hechos ocurrieron hacia las 17:30 horas del 10 de noviembre de 2014 en la rotonda de acceso al Polígono Las Tejeras de Calahorra, cuando el acusado, que conducía un vehículo, fue parado por la Guardia Civil para un control rutinario.

En el registro practicado, al acusado le fueron interceptados 85 euros en billetes y 11,73 gramos de cocaína, cuyo precio de venta en el mercado ilícito habría alcanzado los 1.207 euros.

El acusado, durante su detención policial y judicial el 10 de noviembre de 2014, se identificó con el nombre de su hermano, mediante el DNI de este, con el que tenía un gran parecido físico, lo que evitó que los actuantes se dieran cuenta del engaño.

El 13 de noviembre de 2014, el acusado compareció ante la Policía Nacional de Pamplona para poner en conocimiento que se había identificado como tal, debido a que, al ser parado el 10 de noviembre en un control rutinario de tráfico, estaba incurriendo en una infracción penal, ya que el 31 de octubre de 2013 había sido condenado a dos años y diez días de privación del derecho a conducir vehículos a motor y era vigente en el momento de los hechos.