La Rioja

Solo 154 propietarios acaparan más de 7.700 inmuebles urbanos en La Rioja

Solo 154 propietarios acaparan más de  7.700 inmuebles en La Rioja
  • Los datos del catastro demuestran que el número de personas que poseen 50 o más inmuebles se ha duplicado durante los años de la crisis

Los propietarios de más de 50 fincas urbanas se han duplicado en La Rioja durante los años más tenebrosos de la crisis. En el año 2007, cuando las vacas aún corrían lozanas por los prados, 87 personas poseían al menos 51 inmuebles urbanos en La Rioja. El número fue ascendiendo vertiginosamente a medida que el panorama económico se oscurecía más y más; en el año 2012, el número de grandes propietarios alcanzaba los 162, una cifra que, con leves oscilaciones, se ha venido manteniendo hasta la fecha. De modo que, según indican los datos del catastro correspondientes al año 2016, solo 154 personas (físicas o jurídicas) acaparan en La Rioja más de 7.700 inmuebles urbanos.

Son datos que, en diverso grado, se repiten en todas las regiones españolas. Aunque también ha crecido el número de grandes propietarios de fincas rústicas (terrenos no urbanizables sin dotaciones ni servicios propios), el dato más relevante es de los inmuebles urbanos, que, por lo general, tienen un valor de mercado muy superior. En la cifra se cuentan tanto las personas físicas (particulares), que han aprovechado el desplome de los precios en el sector para engordar sus haciendas, como jurídicas, ya que -aunque no hay datos exactos- se estima que buena parte de estos potentados son corporaciones locales, organismos públicos, instituciones religiosas, empresas, entidades bancarias...

Valores refugio

Cuando arrecia la crisis, los bienes urbanos (pisos, apartamentos, lonjas, plazas de garaje) se convierten en un valor refugio y no sólo para los magnates que acumulan muchas propiedades. El número de personas que son titulares de un solo bien urbano, que resulta de largo lo más común, también subió, aunque en menor proporción: de los 118.961 riojanos que eran propietarios de un inmueble -generalmente un piso o una vivienda unifamiliar- en el 2006, se ha pasado, diez años después, a los 126.341. Las cifras resultan más elocuentes a medida que se asciende por la escala, y el salto quizá más espectacular se da en el número de medianos propietarios: quienes poseen de 6 a 10 bienes urbanos se han triplicado en el último decenio. Antes de que la burbuja estallara, en La Rioja había 3.515 personas en esta situación; ahora, esa cifra ha crecido hasta los 11.113.

La estadística catastral ofrece una inmejorable radiografía de la propiedad en La Rioja. En el año 2016, había 246.232 personas propietarias de al menos un bien urbano en la comunidad autónoma, mientras que 122.488 poseían fincas rústicas (45.686 de ellas sólo eran titulares de una parcela). En este último caso, el número de grandes propietarios también ha crecido en La Rioja en el último decenio, aunque en menor progresión: si los terratenientes (llamemos así a los que poseen más de 50 bienes rústicos) eran 1.403 en el año 2006, ahora el número ha crecido hasta los 1.778.