La Rioja

Llegan los superhelicópteros

Edificio que acogera el simulador para los pilotos del nuevo NH90
Edificio que acogera el simulador para los pilotos del nuevo NH90 / Miguel Herreros
  • Defensa recibirá el martes los dos primeros NH90 Caimán, que llegarán a Agoncillo en breve

  • El teniente coronel Álvarez Arribas toma el mando del batallón de helicópteros riojano

El general jefe de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra, Fernando García Blázquez, ha anunciado hoy que el próximo martes, día 13, se recibirán en Colmenar Viejo los dos primeros helicópteros NH-90 y posteriormente se trasladarán a la base militar de Agoncillo.

García Blázquez ha presidido la entrega del mando del Batallón de Helicópteros de Maniobra número III (BHELMA III) al teniente coronel Magín Álvarez Arribas, en sustitución de Alfonso Castilla Barea, en el en el acuartelamiento "Héroes del Revellín" de Agoncillo, donde tiene su base el BHELMA III.

En declaraciones a la agencia EFE tras la celebración de esta ceremonia militar, García Blázquez ha dicho que la previsión inicial es que a lo largo de 2016 se entreguen otros dos o tres helicópteros más, en función de las capacidades de producción de la empresa, hasta completar la cifra total de 16 aparatos en los próximos tres años.

Con el fin de aprovechar mejor las prestaciones de los NH-90 "Caimán", se precisa un simulador que funciona para optimizar la instrucción y ahorrar en horas de vuelo.

Un simulador de 95 millones

El centro de simulación para este helicóptero NH-90, contratado por casi 95 millones de euros a la empresa Indra, se ubicará en un edificio que está casi construido y se prevé que a finales de 2018 esté "plenamente operativo", ha explicado.

El helicóptero NH-90 sustituirá en un futuro a todos los aparatos de las Fuerzas Armadas y se ha comenzado con 22 unidades encargadas (16 para el Ejército de Tierra y seis para el Ejército del Aire).

El teniente coronel Álvarez Arribas, en su toma de posesión

El teniente coronel Álvarez Arribas, en su toma de posesión / Miguel Herreros

Así, ambos ejércitos podrán utilizar este simulador, al igual que las unidades extranjeras que tengan este mismo modelo de helicóptero pero que no tengan capacidad para desarrollar de manera propia este sistema para los nuevos aparatos "Caimán".

Además, ha dicho que para acoger los nuevos helicópteros NH-90 se construye un nuevo hangar de mantenimiento, que estará acabado a finales de este año, pero también se continuarán usando los dos hangares antiguos de los aparatos "Cougar", que se han ido remozando y se encuentran en buenas condiciones de uso.

En este hangar se prevé una inversión de unos 10 millones de euros, que incluyen también la colocación de equipos de mantenimiento y otros sistemas.

La inversión total para el programa NH-90 se sitúa en unos 1.600 millones de euros y su desarrollo está previsto hasta el año 2021, en función de la capacidad de la empresa dentro de su línea de montaje.

Parte, en Albacete

El consorcio NHIndustries -constituido por Airbus Helicópteros, AgustaWestland y Stork Fokker- se encarga de la construcción de los NH-90, cuya patente ha desarrollado, y parte de su fuselaje se construyen en una fábrica de Albacete.

Según vayan llegando a la base militar de Agoncillo las unidades del nuevo "Caimán", se retirarán los aparatos "Cougar", que se enviarán al resto de unidades de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), principalmente a Sevilla.

Por su parte, tras su toma de posesión, el teniente coronel Magín Álvarez Arribas ha dicho a los periodistas que la incorporación de los nuevos helicópteros supondrá "una mayor especialización" a los pilotos y diferentes formas de mantenimiento.

Ha resaltado que su implantación supone "un salto cualitativo", no solo desde el punto de vista táctico, también tecnológico, ya que con el NH-90 "España entra en la primera división de la tecnología de los helicópteros de transporte".

La unidad lleva más de un año de preparación técnica para comenzar a utilizar este modelo, con la formación de pilotos y mecánicos, de modo que el objetivo es que dentro de un año se encuentren en las "mejores condiciones", ha precisado Álvarez Arribas.

De este modo, ha confiado en poder contar con tres pilotos formados por cada aparato cuando culmine la implantación del programa NH-90.

El BHELMA III está formado por unos 200 militares y alrededor de medio centenar de personas de apoyo y servicios.