La Rioja

Ceniceros ofrece cinco acuerdos a la oposición

El presidente del Gobierno de La Rioja, durante su intervención en el pleno, en la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Región. :: miguel herreros
El presidente del Gobierno de La Rioja, durante su intervención en el pleno, en la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Región. :: miguel herreros
  • El jefe del Ejecutivo riojano insta a los grupos a huir del «regate corto» porque los riojanos «piden menos partidismo y más entendimiento»

  • El presidente plantea consensos en población, Estatuto, financiación, infraestructuras y sanidad, que superen el ámbito de la legislatura

Logroño. El presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, tendió ayer la mano a la oposición parlamentaria para alcanzar cinco acuerdos de región en «los que estemos todos juntos» y «nos posicionen más allá del espacio temporal de la legislatura». Unos pactos que «el Gobierno abierto en el que creo» ofrece en materia de población, financiación autonómica, infraestructuras y sanidad. El jefe del Ejecutivo regional, que también pidió consenso para que la reforma estatutaria «se encare con la máxima aspiración», lanzó sus propuestas durante la primera jornada del Debate sobre el Estado de la Región, trámite en el que se estrena desde que accedió a la Presidencia.

A lo largo de dos horas y cuarto de intervención (treinta minutos menos que el último debate protagonizado por su antecesor, Pedro Sanz), Ceniceros presumió del nuevo talante impregnado por su Gobierno tanto en las relaciones con el Parlamento regional como con la sociedad riojana. Diálogo, proximidad, capacidad de entendimiento y voluntad de llegar a acuerdos fueron algunas de las expresiones más reiteradas a lo largo de su discurso.

A tal punto quiso aprovechar la oportunidad para acentuar su singularidad política respecto a las anteriores etapas de gobiernos populares, que dedicó sus primeras palabras a resaltar «el diálogo con mayúsculas que venimos practicando a nivel institucional y en todas la áreas de Gobierno». «Hemos hecho posible lo que para algunas de sus señorías parecía imposible» y «convendrán conmigo que el clima político en La Rioja ha cambiado» y que la comunidad «es para España un espejo donde mirarse». Un escenario de concertación no sólo marcado por «las nuevas relaciones con el Parlamento» (el Portal de la Transparencia estará abierto a la fiscalización y hará público el cuadro que recoge el estado de las iniciativas) sino que también ha sobrepasado los muros del hemiciclo fructificando en el diálogo social (elevado a rango de Ley) como «mecanismo de participación y construcción de políticas comunes como son el empleo, el crecimiento y la cohesión social» y en la Renta de Ciudadanía de La Rioja, «que representa a mi entender el valor de la solidaridad de toda La Rioja».

En cuanto a la calidad política y a la vitalidad democrática, el presidente destacó «la transparencia e información de los asuntos públicos a la sociedad», materia en la que hizo dos compromisos: «En breve, el open data larioja.org incorporará un nuevo conjunto de datos ligados a todos los procedimientos de contratación pública» y la participación ciudadana en el proceso de toma de decisiones «será un derecho regulado y consolidado en nuestro ordenamiento jurídico».

Además, instó a los diputados a «ser capaces de mejorar las normas que ordenan nuestro funcionamiento». «Si lo logramos también conseguiremos que la sociedad confíe en nuestra honestidad», dijo. Y para ello requirió «sumar esfuerzos para que nuestro sistema democrático sea más fuerte y ejemplar».

«Satisfacción moderada»

Sobre el balance de sus primeros catorce meses al frente del Gobierno, Ceniceros animó a los cuatro grupos parlamentarios a «sentir conmigo la satisfacción moderada de lo que juntos estamos logrando y de vivir en una comunidad bien gestionada, solvente y fiable, en un clima de acuerdos políticos y de dialogo social, necesarios para garantizar la estabilidad institucional y mirar con esperanza al futuro». Por ello, «y en lo que entiendo como un primer examen ante todos los riojanos, he comprobado que el equipo de Gobierno se presenta con los deberes razonablemente hechos» y que «el camino para alcanzar todas las reivindicaciones de los riojanos es el que viene marcando el Gobierno». «Es inobjetable que La Rioja crece y está consolidando su crecimiento, lo que es un objetivo prioritario, y que los récords en exportaciones y turismo, o el crecimiento experimentado por la agricultura muestran la competitividad de la región». «Una mayor generación de riqueza que tiene en la generación de empleo su mayor expresión», enfatizó. Además «se crean más empresas de las que se cierran» y el Gobierno, «dentro de las competencias de las que dispone, hace un seguimiento continuo de aquellas que tienen dificultades» y actúa de «mediador institucional». Así lo hizo con Altadis, cuyo cierre el próximo 31 de diciembre es «una de las malas noticias en este periodo», y con Unipapel, «que no es un cierre definitivo, si no una regulación de empleo que da una solución a los trabajadores mientras se resuelve el concurso de acreedores».

«Pido disculpas a los interinos»

El presidente fue repasando cada una de las ocho áreas en las que está dividido el Consejo de Gobierno. En todas encontró compromisos satisfechos o en vías de hacerlo, sin eludir las controversias suscitadas en algunas. Por ejemplo, pidió «disculpas» a quienes se vieron afectados por «los errores telemáticos» que se produjeron en los listados de los interinos de Educación, errores que «comprenderán fueron ajenos a nuestra voluntad», y lamentó «profundamente» el retraso en la apertura del nuevo Palacio de Justicia.

Por el contrario, significó su «total respaldo» a la gestión de la Consejería de Salud y precisó que la decisión tomada en relación con el aparcamiento del Hospital San Pedro, de la que el Gobierno informó al Parlamento, «es polémica pero responsable» y se adoptó para «garantizar la estabilidad institucional, la seguridad jurídica y el mayor interés general». La firmeza de su intervención al analizar este punto contrastó con la ligereza con la que abordó la situación de las grandes infraestructuras del Estado en La Rioja: «Hemos mantenido distintas reuniones con el Ministerio de Fomento para analizar la situación», se limitó a decir.

Por otro lado, y tras recordar a los parlamentarios que «los riojanos nos piden menos partidismos y más capacidad de entendimiento», apeló a que «ningún interés partidista cortocircuite el impulso» a la reforma del Estatuto de Autonomía, que ya se trabaja en comisión.

También instó a los grupos a huir del «regate corto» y a comprometerse a lograr un acuerdo en materia de población, «uno de nuestros grandes desafíos, pensando más allá de una o de dos legislaturas». «Yo estoy dispuesto; ¿y ustedes?», cuestionó.

También reclamó «complicidad» para sellar un gran consenso en infraestructuras con la alta velocidad ferroviaria, víctima de decisiones políticas pasadas y presentes, como «clave» para el futuro de La Rioja. Y añadió dos grandes propuestas de acuerdo, ya trasladadas con antelación a los grupos «y sobre las que no hemos recibido contestación alguna»: un «necesario compromiso de las fuerzas políticas» en materia de financiación autonómica y un pacto por la salud en La Rioja «que sitúe la salud de los riojanos al margen de luchas partidistas».

Por último, y con la voluntad de escuchar hoy las propuestas y las críticas de la oposición «que no siempre son desacertadas», Ceniceros recordó la vocación europeísta e internacional de La Rioja y avanzó que los Presupuestos del 2017 «mantendrán los impuestos bajos». En cuanto a la situación política nacional advirtió a la oposición de que «ya saben lo que supone mantener un Gobierno en funciones más de 300 días» y, respecto al desafío secesionista catalán aseguró que La Rioja «no puede ser ajena al intento fraudulento de liquidar la España de las autonomías».