La Rioja

ARAG-ASAJA sopla 35 velas

Asistentes a la fiesta de aniversario celebrada por ARAG-ASAJA, ayer en Tricio. :: díaz uriel
Asistentes a la fiesta de aniversario celebrada por ARAG-ASAJA, ayer en Tricio. :: díaz uriel
  • El acto sirvió para inaugurar ocho naves para el almacenamiento de materias primas y cereales

  • La organización agraria celebró ayer una gran fiesta de aniversario en Tricio

tricio. Cualquier cumpleaños es motivo de celebración. Es sinónimo de vivencias, de tener una historia detrás que vale la pena recordar. Pero no sólo las personas cumplen años, también lo hacen las instituciones. Bien lo sabe ARAG-ASAJA, organización agraria que ayer festejó su 35 aniversario con un gran evento en sus instalaciones de Tricio al que acudieron más de 700 personas.

Nadie se quiso perder la fiesta. Trabajadores de ARAG-ASAJA, socios, colaboradores y amigos se citaron, junto a sus familias, para vivir una jornada de convivencia plagada de actividades para todos los públicos. Desde bien temprano, la riada de coches de que se acercaba hasta Tricio era constante. No en vano, desde por la mañana los presentes pudieron abrir boca con una suculenta degustación de torreznos de Soria. Éstos se podían acompañar de algunos de los caldos de las más de una decena de bodegas que ofrecían sus productos a los presentes o bien de otras bebidas como cerveza o agua que ayudaban a combatir el intenso calor registrado en la localidad riojana durante toda la jornada.

Poco a poco, todos los invitados fueron haciendo acto de presencia. Fueron momentos emotivos porque prácticamente en cualquier rincón se podía ver a dos personas reencontrándose y charlando de cómo les ha tratado la vida, y el campo, en los últimos años. También aparecieron las autoridades, que fueron protagonistas del acto más protocolario del día, presentado por José Antonio del Río, periodista de Diario LA RIOJA, y en el que se realizó un recorrido por los 35 años de historia de la organización agraria, así como del presente y el futuro el sector agrario y ganadero en la región.

El verde fue el color de la fiesta y de ese mismo tono, según apuntó Javier Rubio, es el cuaderno en el que ARAG-ASAJA apunta su haber y su debe; los objetivos cumplidos y los que le quedan por delante. «Tenemos que sentirnos orgullosos de nuestro pasado y empezar a mirar juntos hacia el futuro», apuntó el presidente de la organización. «Nunca hemos tenido miedo a definirnos ni a tomar decisiones y hemos conseguido el objetivo de construir una organización agraria grande y fuerte», añadió Rubio que aprovechó la ocasión para agradecer el esfuerzo de las personas que han contribuido al crecimiento de ARAG-ASAJA, entre ellos su fundador y expresidente, José Ángel Alegría, presente en el acto.

Rubio, además, aprovechó la ocasión para incidir en las reivindicaciones del sector ante el consejero de Agricultura, Iñigo Nagore, y el presidente del Gobierno de La Rioja, José Ignacio Ceniceros. Este último recogió el guante y le prometió entregarle las llaves de unas instalaciones en la logroñesa calle Milicias para que la organización pueda seguir creciendo. Además, Ceniceros alabó la labor de ARAG-ASAJA a lo largo de estos 35 años. «Ha hecho de la defensa del agricultor y del ganadero un modo de vida», recalcó. «Es una organización activa y reivindicativa, que ha alcanzado grandes logros y que tiene una implantación ejemplar en nuestra comunidad», apostilló. Unas palabras con las que Pedro Barato, presidente nacional de ASAJA, se mostró de acuerdo. «ASAJA en La Rioja es un modelo que se puede exportar a otras comunidades y completar, ya que es uno de los pilares fundamentales de nuestra organización», remató.

El evento sirvió, además, para inaugurar ocho naves para el almacenamiento de cereales y materias primas. «Tienen 4.200 metros cuadrados y han supuesto una inversión de 1,6 millones de euros», señaló Javier Rubio. Con motivo de la celebración, además, se enterró una cápsula del tiempo con periódicos del día, monedas y otros objetos y se celebró una gran comida entre todos los presentes.

La jornada de convivencia se completó con hinchables, las actuaciones de un mago, joteros y un pinchadiscos, la presencia de un globo aerostático, campeonatos de mus y de brisca y entrega de regalos. Todas estas actividades sirvieron para redondear un intenso día de celebraciones en el que se recordó el pasado y en el que se brindó, como rezaba el lema del evento, «por muchas más cosechas juntos».