La Rioja

«ARAG-ASAJA mantiene el mismo espíritu de defensa del sector de hace 35 años»

Javier Rubio, presidente de
ARAG-ASAJA, entidad que
cumple 35 años. :: j. rodríguez
Javier Rubio, presidente de ARAG-ASAJA, entidad que cumple 35 años. :: j. rodríguez
  • El presidente de la organización asegura que el mundo agrícola permanece «vivo y activo» y reconoce que quedan «muchos retos» por afrontar en el futuro

  • Javier Rubio Presidente de ARAG-ASAJA

ARAG-ASAJA vive hoy un día grande. La organización agraria afronta una jornada festiva para celebrar su 35 aniversario. Será, además, un momento propicio para hacer un recorrido por toda la historia de la entidad y para comprobar cómo se encara el futuro dentro del sector. No faltará su presidente, Javier Rubio, que está convencido de que el evento servirá como una muestra de fortaleza y de unión del sector agrícola y ganadero riojano.

-¿Qué espera de la celebración del 35 aniversario?

-La fiesta se espera con una gran expectación. Los agricultores se han apuntado en gran medida y, aunque hemos empezado la vendimia en La Rioja Baja, la gente ha respondido muy bien. Estamos hablando de que acudirán entre 700 y 750 personas y pienso que va a ser un evento bonito porque el agricultor de ARAG-ASAJA se siente parte de la organización. Nos vamos a ver las caras con compañeros que hacía mucho tiempo que no veíamos y vamos a disfrutar.

-La parte más protocolaria del evento se llama 'Pasado, presente y futuro'. Empecemos por el pasado: ¿ha cambiado mucho ARAG-ASAJA en estos 35 años?

-La esencia no ha variado para nada. El espíritu con el que arrancó José Ángel Alegría de defender al agricultor y al ganadero sigue vivo y se refuerza cada vez más. También es cierto que la forma de actuar sí que ha cambiado. Aquellas movilizaciones del pasado en las que se veían melocotones en la carretera para pedir mejores precios ya no existen. Ahora se trabaja más en los despachos y, muchas veces, no sólo en Logroño o en Madrid, sino en Bruselas o en otros altos estamentos. Pero la esencia se mantiene.

-Y las preocupaciones de los trabajadores del sector, ¿han cambiado?

-Tampoco. Creo que el agricultor actualmente es muy profesional y preparado y estamos trabajando en un sector activo. Eso se demuestra con las incorporaciones, sobre todo de jóvenes, que siguen produciéndose año tras año. Aun así, los problemas siguen siendo los mismos que antes y se resumen en la falta de rentabilidad de los cultivos. Tenemos que intentar ser más competitivos, pero no jugamos con las mismas reglas que otros países, ya que cada vez contamos con más carga burocrática y con más reglamentación que cumplir y, al mismo tiempo, se nos exige más calidad. Nuestros competidores cercanos, sin embargo, no tienen esos controles.

-Hablando del presente, ¿cuáles son los ejes de acción actuales de la organización?

-Por un lado, tenemos el tema de los contratos. Creo que las últimas novedades han supuesto un logro importante porque el agricultor va a saber cuándo y a qué precio va a cobrar su producto. Es fundamental que se generalicen los contratos y en este terreno dimos un gran paso el año pasado con la uva y ahora queremos trasladarlo a las frutas y hortalizas, productos en los que quedan objetivos por conseguir. Aun así, vamos en buen camino. Aparte, otro de los ejes fundamentales de nuestra labor son los servicios. Somos pioneros en este ámbito y pensamos que los agricultores necesitan un apoyo diario, tanto burocrático como de producción. Como muestra de nuestra actividad y de nuestra apuesta, vamos a inaugurar mañana unos almacenes de cereal de Tricio, en los que hemos realizado una inversión de 1,6 millones de euros, y vamos a seguir apostando por la orientación al profesional y por la reivindicación.

-¿Es fundamental que el agricultor y el ganadero les sientan cercanos?

-Es necesario. Nuestro éxito principal es que la gente se siente parte de ARAG-ASAJA. Somos una organización activa, las comisiones trabajan duro y cada vez se incorpora más gente con ganas de participar y trabajar por la ganadería y agricultura riojana. Me siento orgulloso de presidir esta organización.

-¿Cómo ve el futuro?

-Inquietante. Quedan muchos retos por delante. Seguiremos haciendo todo lo que esté en nuestras manos en todos los ámbitos en los que sea necesaria nuestra participación. Nuestro objetivo es seguir creciendo y consolidándonos dentro de un marco legal y económico que favorezca el desarrollo de nuestra actividad.