La Rioja

Rioja podrá amparar hasta casi 450 millones de kilos de uva de la cosecha 2016

Descarga de un
remolque en Bodegas
Manzanos el pasado
lunes. :: L. R.
Descarga de un remolque en Bodegas Manzanos el pasado lunes. :: L. R.
  • El potencial vitícola aumenta esta campaña con 1.021 nuevas hectáreas de tinto y otras 1.200 de blanco

La incorporación de nuevo viñedo, tanto tinto como blanco, junto con el aumento de rendimientos acordado por el sector (hasta el 107% en campo), podrían llevar a Rioja a amparar este 2016 la mayor cosecha de la década. En este sentido, la cifra de viñas productivas para la campaña alcanza las 61.531 hectáreas, 57.505 de uvas tintas y 4.026 de blancas, a las que se suman también otras 2.220 nuevas hectáreas de segundo año (plantadas en el 2014 y cuyo rendimiento autorizado será del 50%), 1.021 de ellas tintas y otras 1.200 de blanco procedente de las nuevas plantaciones, según los datos facilitados a Diario LA RIOJA por el Consejo Regulador.

Así las cosas, la cosecha amparada, en caso de cubrirse completamente el 107% -el año pasado se quedó en un 103%- rondaría los 450 millones de kilos de uva (423 millones de kilos se ampararon el año pasado). Por el momento, la vendimia no ha hecho más que comenzar de forma esporádica en localidades de La Rioja Baja como Azagra o Aldeanueva con las nuevas variedades blancas más tempranas y ayer mismo el Consejo Regulador emitió el primer boletín de maduración en el que destaca las «excelentes expectativas del viñedo ante la próxima vendimia».

El Consejo apunta un retraso en torno a diez días en la subzona Baja respecto al año pasado, lo que equipara prácticamente los tiempos a la normalidad de los últimos años salvo el atípico 2015. En cuanto al resto de la denominación, los muestreos comenzarán a partir de la próxima semana.

Abel Torres, gerente de la cooperativa de Aldeanueva, que comenzó la vendimia el pasado martes de madrugada con el tempranillo blanco, apunta que en su zona hay menos uva que el año pasado, pero la producción se verá compensada por la incorporación de nuevas plantaciones de blanco (la bodega espera recoger en el entorno de los 20 millones de kilos). «La situación del viñedo es buena y, aunque falta lo más importante, creo que puede ser la cosecha más equilibrada de los últimos años», explica.

Eugenio García del Moral, presidente de la Asociación Rioja para el Progreso de la Viticultura (Arprovi), es también optimista pese a que la viña ha sufrido en el mes de agosto. «El viñedo regado está bien y el secano, algo más atrasado por la falta de agua». Del Moral, que maneja datos de viñedos en La Rioja Media y Alta, apunta a que «hay demasiada carga en algunas viñas y, como es habitual, serán las que más problemas tengan de maduración». En este sentido, señala que «se ha tirado uva, pero en algunos casos debía haberse descargado más». «La situación general -continúa- es favorable para la calidad y hay menos uva de la que podía haber pero más de la que debería».

El bodeguero Juan Carlos Sancha señala también que la carga del viñedo es importante, aunque considera que la sequía de agosto ha hecho un claro efecto corrector: «El tamaño de la baya es muy pequeño y, aunque con la lluvia, si cae, podía crecer creo que las expectativas de producción han bajado sobre lo que venía». «El 65% del viñedo de Rioja -continúa- sigue siendo secano y, por tanto, el estrés hídrico de las plantas durante agosto pasará factura sobre la cantidad de uva».

Sancha es también optimista sobre la calidad: «Por supuesto queda lo más importante por delante, pero los racimos están sueltos y, como decía, la baya es pequeña, lo que hace presagiar una buena cosecha». Respecto a los plazos, todos los técnicos coinciden en que, después de la vendimia 'exprés' del año pasado, las fechas serán más normales y también en que habrá un escalonamiento habitual entre La Rioja Baja y las otras dos subzonas (Alta y Alavesa), en lugar de como el año pasado cuando toda la denominación vendimió prácticamente a la vez.