La Rioja

Pablo Franco, en el Consejo Regulador. :: S. tercero
Pablo Franco, en el Consejo Regulador. :: S. tercero

«El control de producciones está dando buenos resultados»

  • El jefe técnico del Consejo considera que la cosecha, tanto en cantidad como en calidad, responde por ahora a las expectativas

  • Pablo Franco Jefe de los Servicios Técnicos del Consejo

Pablo Franco, jefe de los Servicios Técnicos del Consejo Regulador, afronta su primera vendimia como máximo responsable tras relevar el año pasado a Domingo Rodrigo por su jubilación. Franco es optimista sobre las perspectivas de calidad y cantidad y considera que la campaña de concienciación y las advertencias realizadas por carta a los viticultores con antecedentes de producciones excesivas han tenido su efecto: «Los controles están siendo intensos y están dando buenos resultados», asegura.

- El Consejo envió más de 4.000 cartas a viticultores advirtiendo del riesgo de descalificación completa de parcelas en caso de producciones excesivas. ¿Como ha sido la campaña?

- Identificamos zonas productivas e incluso viticultores reincidentes en excesos de producción. De ahí salieron las cartas y, aunque aún estamos con los controles, creo que ha habido una gran receptividad. También hicimos numerosas charlas intentando transmitir que ésa es la viticultura adecuada, e incluso nos ha sorprendido que muchos viticultores hicieron vendimias en verde sin recibir cartas ni estar dentro de los controles, lo que personalmente me parece muy positivo porque es la viticultura que necesita Rioja.

- El Consejo ha emitido ya su primer boletín de maduración con muestreos de La Rioja Baja. ¿Cómo ve las cosas?

- Llevamos diez o doce días de retraso respecto al año pasado, lo que nos mete en las fechas normales de los últimos años. Tenemos además diferencias claras entre subzonas de maduración, no como el año pasado, y, pese a que en agosto hemos tenido muy altas temperaturas, sobre todo poco contraste entre día y noche, los datos de maduración siguen siendo muy positivos. Los viñedos regados están madurando a la perfección, mientras que los de secano van más lentos, pero en ambos casos la situación sigue siendo buena. Un aspecto positivo es que el calor ha producido agostamiento en las plantas y ya no hay tanto crecimiento vegetal que compita con la maduración de las uvas.

- ¿Qué espera respecto a la cantidad de uva?

- Tuvimos una muy buena fertilidad y hubo que hacer tratamientos, especialmente contra la ceniza, que se controló muy bien por lo que no afectó a las expectativas de cosecha. El calor de agosto sí ha reducido el tamaño de la baya, lo que es bueno para una mayor concentración de los futuros vinos. En resumen, hay buena cantidad de uva, de racimos, pero las bayas son más pequeñas, aunque pueden volver a crecer con el agua si llueve. De momento, creo que estamos ante una cosecha buena en cantidad también, aunque no exagerada como, por ejemplo, el año pasado. Por subzonas, hay menos uva en La Rioja Baja y más cosecha en la zona de Moncalvillo y del Alto Najerilla, pero en líneas generales creo que la producción está bastante bien regulada para garantizar la calidad de los vinos. Desde luego, creo que hay menos uva que el año pasado.