La Rioja

Descienden los festejos taurinos menores celebrados en La Rioja

Imagen de archivo de un encierro en las fiestas de Alfaro. :: e.p.
Imagen de archivo de un encierro en las fiestas de Alfaro. :: e.p.
  • La región registró 16 celebraciones menos el año pasado, con la suelta de vaquillas como el evento más afectado

Durante el año 2015 en La Rioja se desarrollaron 16 eventos taurinos populares menos que en el mismo periodo del 2014. En concreto, la mayor reducción se pudo observar en la suelta de vaquillas con 249 eventos frente a los 260 del año anterior, mientras que los encierros se mantuvieron en 44 y el único que aumentó fue la vaca ensogada, popular en Cenicero, Arnedo y Cabretón, aunque sólo es una celebración más.

Pese a este descenso, los datos no parecen tener demasiada repercusión en la percepción de los organizadores de esta clase de festejos y en los ganaderos. Carlos Bernabé, de la empresa Toropasión, asegura que no ha notado esa reducción en la mayoría de los festejos menores, aunque sí en los de pago y en las celebraciones taurinas mayores. Explica que esto puede deberse a «la corriente animalista que es muy potente» y añade que «el atractivo de estas celebraciones es que no hay sangre, no supone un daño para el animal y también se puede llevar a un público más amplio». La situación económica puede ser otra causa de la caída de festejos, ya que el hecho de que haya bastante gente que no puede asistir a los espectáculos de pago provoca que los Ayuntamientos «no programen ciertos espectáculos porque saben que no van a llenar». No obstante, defiende el atractivo de estas celebraciones argumentando que son «muy emocionantes, de principio a fin, y además todo el mundo puede participar».

Una opinión parecida tiene el ganadero Carlos Lumbreras, que expone que dichos festejos «permiten la emoción de arriesgar hasta el punto que elija cada uno, y a los espectadores les aporta ver aquello a lo que ellos mismos no se atreven o, para los mayores, ver lo que ellos mismos hicieron de jóvenes».

Ambos coinciden en que los más pequeños se tienen que familiarizar con el mundo taurino, con actividades que pueden ir «desde visitar las ganaderías hasta celebrar pequeños festejos con becerras para los niños», propone Bernabé, y Lumbreras añade que «esto es parte de la tradición y la cultura, pero hay que respetar todas las posturas».

En España estas celebraciones han crecido en todas las comunidades menos en Cataluña, donde han pasado de 61 en el 2014 a 59 en el 2015; en Murcia, con 65 celebraciones en el 2015 frente a las 71 del 2014 y en Madrid, donde hubo 34 menos. En el resto de regiones se ha experimentado un gran aumento, el más acusado en la Comunidad Valenciana, donde hubo 376 eventos más, seguido por Navarra con 80 más que en el 2014.