La Rioja

Las pozas, los ríos y los pantanos son las otras 'piscinas' de La Rioja

Nájera. Río Najerilla. :: P.J.P.
Nájera. Río Najerilla. :: P.J.P.
  • Las «aguas con carácter minero medicinal» de Arnedillo y el pantano de Mansilla son otras referencias para el baño

Tal vez las zonas de baño fluviales más populares de La Rioja son las pozas de Arnedillo, que son un auténtico reclamo turístico y casi medicinal, por sus «aguas con carácter minero medicinal». Los manantiales del río Cidacos están acondicionados para el baño en las pozas termales formadas para tal fin y en las que la temperatura de emergencia del agua es de hasta 52,5 °C. Más arriba siguiendo el curso del río Cidacos, en Peroblasco, también existen pozas, estas más improvisadas, que los vecinos de la aldea utilizan a modo de piscina.

Las pozas son una salida válida, más barata y natural, para los pueblos que no pueden permitirse mantener unas piscinas municipales. Brieva de Cameros cuenta con una en el río Brieva. Robres del Castillo cuenta con las pozas de El Goyizo sobre el curso del río Jubera. En Leza del Río Leza existen las denominadas Fuentes del Restauro, bajo el Cañón del Leza. En Cervera del Río Alhama, el Pozo Largo. Y en Cárdenas, sobre el cauce del río homónimo, se construyó una piscina fluvial. También en Soto en Cameros hay una poza en la entrada del río Leza al pueblo que sirve de piscina en verano para los vecinos, ya que el área recreativa más cercana allí es la de Ribafrecha.

El Canal de Lodosa a su paso por localidades riojanas como Calahorra, Aldeanueva de Ebro, Rincón de Soto y Alfaro también ha sido una zona de baño improvisada, aunque en este caso se convierte en una práctica muy peligrosa y nada recomendable. En los últimos años han muerto varias personas ahogadas en el Canal de Lodosa, arrastrados por la corriente y a causa de la profundidad del agua.

Otro espacio que invita al baño es el pantano de Mansilla. En él existe una plataforma acuática con trampolines y toboganes que, en su día, fue proyectada para el embalse González Lacasa por el Gobierno de La Rioja. La plataforma permanece en el pantano pero los bañistas deben tener cuidado porque allí no existe servicio de socorrismo como en El Rasillo.