La Rioja

La Ley Antitabaco acumula 27 expedientes del 2014 en La Rioja pese a sus cuatro años en vigor

  • Con 106 denuncias, el triple que en el 2013, las sanciones oscilan desde los 30 euros al fumador hasta entre 600 y 10.000 al dueño del local donde se fuma

Al resguardo de cortinas y persianas, los incumplimientos de la Ley Antitabaco se ocultan a diario entre volutas de humo cómplices y, a la vez, delatoras. La normativa, pese a cumplir cuatro años desde su entrada en vigor el 2 de enero del 2011, todavía tiene que tratar de imponer su lógica a golpe de talonario hasta acumular sólo el pasado año en La Rioja 27 expedientes sancionadores.

A la largo del 2014, los servicios de la Consejería de Salud practicaron 106 actuaciones por presuntos incumplimientos de la Ley Antitabaco, el triple que un año antes, en parte por la actividad de asociaciones como nofumadores.org, que interpuso 65 denuncias cuando dicho epígrafe había quedado a cero en el ejercicio anterior. Otras 14 alertas llegaron por parte de particulares, 2 más que en el 2013; 26 estaban rubricadas por agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, cinco más que un año atrás; y la restante llegó vía e-mail.

Clientes que fuman en el interior de locales de hostelería o en algunas terrazas no convenientemente adaptadas, cigarrillos en conciertos y grandes acontecimientos celebrados en recintos cerrados, sobre todo el Actual, incumplimientos al no respetarse el perímetro establecido junto a los centros sanitarios o educativos... Nada nuevo bajo el sol. O sí. El año pasado 5 de los expedientes incoados se debieron a denuncias por consumo de tabaco en gasolineras de la región.

La mitad, faltas graves

Entre unos y otros, el 2014 se cerró con 27 expedientes sancionadores, seis más que un año antes, aunque ligeramente por debajo de los 28 contabilizados en el 2012 o los 36 del año en que se estrenó la normativa en La Rioja. La mitad de las sanciones del pasado año se debió a faltas graves, la mayoría a propietarios de locales que habían permitido fumar a algún cliente (o al menos no se lo habían impedido), una actuación sancionada con fuertes multas que pueden oscilar entre los 600 y los 10.000 euros, aunque en las impuestas en el 2014 se aplicó el tramo menor al no darse casos de reincidencia. El resto de expedientes sancionadores llegaron con motivo de faltas leves, el grueso de ellas achacables a personas a las que se sorprendió fumando en una zona prohibida, actitud que acarrea unas sanción económica de 30 euros.

«La mayoría de las sanciones que estamos teniendo es por permitir fumar en el interior de los establecimientos de hostelería, sobre todo, a últimas horas de la noche, con la puerta ya cerrada del local, pero con clientes en su interior», aclara el director general de Salud Pública, José Miguel Acitores.

La cuantía total de las sanciones ascendió a 8.203 euros, una cifra muy similar a la del 2012 (8.261 euros) pero muy alejada de los 22.969 del 2011 o de los 20.374 del 2013, un ejercicio en el que la cifra definitiva se vio incrementada de forma extraordinaria por la acumulación de expedientes de un club de fumadores reincidente de la capital riojana, el VIP de la plaza del Mercado.

Pedagogía

No obstante, el impulso al respeto legal por parte del servicio de la Consejería de Salud del Gobierno de La Rioja, que practicó 49 inspecciones, no llegó solo por medios coercitivos, ya que también se remitieron durante el pasado año 78 cartas de apercibimiento, frente a una única misiva enviada en el 2013, otra en el 2012 y 8 en el 2011.

«Nosotros intentamos al margen de la inspección y la sanción hacer mucha pedagogía y mucha educación y, de hecho, en el tema de terrazas por ejemplo, enviamos más de 1.500 cartas informativas», remacha Acitores.