La Rioja

'Fracking No' «redoblará esfuerzos» para que sea prohibida la «agresiva» técnica

Concha Hernani y Ana Pérez, de 'Fracking No La Rioja'.
Concha Hernani y Ana Pérez, de 'Fracking No La Rioja'. / DÍAZ URIEL
  • El colectivo recuerda que el método es «perjudicial para el medio ambiente, para el territorio y para la salud de las personas que habitan en él»

Días después de la sentencia hecha publica por el Tribunal Constitucional (TC) en la que declaraba como inconstitucional la ley de La Rioja que regulaba la prohibición de la técnica de la fractura hidráulica -fracking- como método de investigación y extracción de gas no convencional, miembros de la plataforma de 'Fracking No La Rioja' mostraron ayer su malestar con la decisión judicial, según explicaron en rueda de prensa Ana Pérez y Concha Hernani.

Ana Pérez, una de los portavoces del grupo, afirmó que el pasado año, con la publicación de la ley prohibitoria riojana «se felicitó al Gobierno regional» y le advirtieron de que «carecería de sentido si amparándose en otra de rango estatal el Gobierno central la invalidaba». Y eso fue lo que pasó.

Pérez explicó que el fracking no estaba legislado debido a que la Ley de Hidrocarburos vigente a nivel nacional se hizo antes de que se comenzaran a utilizar estas técnicas e instó a que el Gobierno de La Rioja hiciera presión a favor de la ley antifracking, ya que, como afirmó la portavoz, «su prohibición vulnera la autonomía de La Rioja en materias de sanidad y territorio».

En este sentido, Pérez propuso la imposición de impedimentos no previstos en la legislación estatal como línea de actuación para la defensa de: «El medio ambiente, el territorio y las personas que lo habitan», citó.

Por su parte, Concha Hernani añadió que otra de las posibles actuaciones sería «un cambio legislativo para que no se vulneren la autonomía de las comunidades». Asimismo recordó el caso Garoña, que «como en esta ocasión, la salud quedó relegada a un segundo plano, facilitando los intereses económicos y especulativos de empresas eléctricas».

Hernani hizo hincapié en que «con esta medida se hace caso omiso al informe del Instituto Geológico-Minero Español en el que solicitan que se aplique el principio de prevención». Informe en el que, además, se alerta de los problemas que el fracking puede suponer para la salud, el agua, la contaminación e incluso en el ámbito laboral ya que La Rioja depende directamente de la agricultura.

Las portavoces coincidieron en que, con la sentencia, «se está eliminando el principio de cautela» que recoge el Tratado de Maastrich y por el que aquellas actividades que pongan en peligro el medio ambiente y la salud humana, animal o vegetal han de ser combatidas. «Redoblaremos nuestros esfuerzos», concluyeron ambas.