Vuelve a correr la sangre en la sede del Parlamento venezolano

Un chavista herido se enfrenta a los opositores. / C. G. R. / REUTERS

Grupos chavistas asaltan la Cámara y golpean a los opositores poco después de la reaparición del piloto que atacó a tiros el Tribunal Supremo

MILAGROS L. DE GUEREÑO CORRESPONSAL L A HABANA.

La celebración del 206 aniversario de la independencia de Venezuela fue agitada y sangrienta. De madrugada reapareció en un vídeo Óscar Pérez, el militar que atacó desde un helicóptero instituciones oficiales en Caracas, afirmando que el momento de presionar contra el Gobierno «es ahora». Horas después, un grupo de chavistas asaltaron el Parlamento y atacaron con objetos contundentes a una docena de asistentes a un acto solemne. Nicolás Maduro condenó lo que denominó «hechos extraños» y anunció que se investigarán.

El vicepresidente Tareck el-Aissami se presentó en la Asamblea Nacional, de mayoría opositora. «Estamos en instalaciones de un poder del Estado secuestrado por la misma oligarquía que traicionó a Bolívar», sostuvo en el salón Elíptico de la Cámara. Llegó acompañado de ministros, funcionarios y otros oficialistas que fueron a «reivindicar» a los mártires y la «historia viva» del país contra aquellos que «pretenden entregar la patria a los intereses oscuros del imperialismo».

No está claro si los grupos entraron junto a El-Aissami pero sí que seguidores del chavismo golpearon a los diputados de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Américo De Grazia -el lesionado más grave, con una herida en la cabeza-, Armando Armas, Luis Padilla, José Regnault y Nora Bracho, a periodistas y trabajadores.

Casi simultáneamente y desde la avenida de los Próceres, donde participaba en el desfile militar, Maduro pidió investigar lo sucedido. «Han ocurrido unos hechos extraños en la Asamblea Nacional (...). Condeno esos hechos, no seré cómplice de esos hechos y he ordenado la investigación para que se haga justicia. No acepto violencia de nadie, que se investigue y se diga la verdad», dijo. Pero reclamó «que la oposición condene toda la violencia que se genera en las bases militares y los ataques terroristas a las instituciones, la quema de autobuses del sistema Metro, la quema de almacenes de comida. Pido justicia y paz». Sus adversarios consideraron la irrupción de los chavistas en la sede del poder legislativo, de mayoría opositora, como una «toma parcial» y un «asalto».

«El momento es ahora»

En esta jornada convulsa reapareció el polifacético 'Rambo' Pérez, como se conoce en Venezuela al piloto que atacó el Tribunal Supremo. De madrugada difundió un vídeo en las redes sociales anunciando la segunda fase de su «plan». Indicó que estará en las protestas callejeras «defendiendo a nuestro pueblo contra los esbirros armados del miedo y de la muerte» y explicó que en su ataque de la semana pasada no hubo víctimas porque así fue planeado.

«No somos unos asesinos como lo son usted, señor Maduro, y usted, Diosdado Cabello (anterior presidente del Parlamento), que enlutan todos los días hogares venezolanos», acusó. E instó a los 30 millones de venezolanos a actuar: «El momento es ahora, no mañana. El momento de despertar es ahora para que así tengamos un nuevo amanecer», arengó.

Fotos

Vídeos