El viento da una tregua en la lucha contra los incendios de California

ERLANTZ GUDE

Los equipos de rescate intensificaban ayer la búsqueda de más de 200 desaparecidos por los incendios forestales que ya han dejado 41 muertos en California, y han sido calificados como los más letales en la historia del Estado. Pese a haberse concentrado en la región del vino, las autoridades recalcan la presencia de focos en otras zonas.

En el condado de Sonoma, el más afectado, se llegaron a contabilizar 1.643 desaparecidos, de los que 1.420 aparecieron a salvo. Perros entrenados buscan cuerpos entre los escombros, mientras que los bomberos señalan que en ciertos casos únicamente encontraron «cenizas y huesos». En consecuencia, la identificación podrá llevar semanas.

En Sonoma hay más de 3.000 hogares destruidos en la ciudad de Santa Rosa, que pertenece a su jurisdicción. Las llamas han arrasado barrios enteros en esta localidad de 175.000 habitantes. Muchos vecinos contaron cómo tuvieron que sumergirse en sus piscinas para resguardarse del fuego mientras veían sus hogares desaparecer.

Un total de 11.000 bomberos -algunos procedentes de Australia- batallan los 14 grandes incendios forestales que han asolado 86.200 hectáreas-. Los Bomberos de California (Cal Fire) destacaron los progresos en las labores de extinción. Con todo, han aflorado nuevos focos.

Los pronósticos anunciaban ayer vientos sean leves, apecto de suma importancia al tratarse del principal combustible de los incendios.

Por otra parte, se levantaron algunas órdenes de evacuación, con lo que el número de personas obligadas a dejar sus hogares bajó de 75.000 a 40.000. Tammy Jey figura entre los residentes de Santa Rosa que regresó a su casa. Los bomberos lograron impedir que su hogar fuese consumido por las llamas. «Es simplemente devastador pensar en vivir aquí sin todos nuestros vecinos», afirmó.

Fotos

Vídeos