Las 'otras' víctimas del carril bici

1/
1

Una joven belga y dos estadounidenses compartieron el injusto destino de los cinco exalumnos argentinos en Manhattan

NEREA AURRECOECHEA

Familiares de los cinco argentinos que murieron en el atentado viajaron ayer a Nueva York para formalizar los trámites de repatriación de los cuerpos. Las familias salieron el miércoles de Rosario y volaron a Estados Unidos tras una escala en Buenos Aires, donde obtuvieron los visados necesarios. El cónsul argentino en Nueva York, Mateo Estremé, explicó que la legación diplomática está colaborando con «las autoridades, la morgue y los familiares» para agilizar la repatriación» de los cuerpos de Hernán Mendoza, Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi. Los cinco murieron al ser arrollados el martes por la furgoneta que conducía Sayfulló Saípov cuando paseaban en bicicleta con otros cinco amigos que sobrevivieron al ataque, uno de ellos herido y hospitalizado.

Habían llegado a la ciudad el lunes para celebrar los 30 años de su graduación en el Instituto Superior Politécnico General San Martín de Rosario, una escuela pública de renombre donde hoy se iba a celebrar una fiesta de la promoción, que ha sido suspendida. El vicecónsul de Argentina en Nueva York, Eduardo Almirantearena, dijo que los supervivientes y los familiares siguen «en shock» y su tarea ahora es brindarles «privacidad», acompañarlos y sostenerlos en su dolor y hacer todo lo posible para que este tránsito sea «lo más suave y lo menos doloroso posible».

Además de los cinco argentinos, en el atentado murieron una mujer belga y dos estadounidenses. La europea Anne Laure Decadt tenía 31 años y era de Staden (Flandes Occidental). La joven tenía dos niños pequeños, uno de 3 años y un bebé de tres meses. Estaba con su madre y dos hermanas en Manhattan desde el fin de semana pasado y planeaban abandonar EE UU hoy viernes, según explicó al 'Daily News' Francesco Vanderjeugd, alcalde de Staden. Vanderjeugd apuntó al diario que otra familia de la pequeña localidad belga había escapado por poco al atentado de agosto en las Ramblas de Barcelona, sin precisar más detalles. Según fuentes diplomáticas, tanto la madre como las hermanas de Decadt resultaron ilesas.

La furgoneta también atropelló fatalmente a Darren Drake, de 32 años y natural de Nueva Jersey, donde vivía con sus padres, James y Barbara. Trabajaba en la agencia de calificación Moody's en el World Trade Center, cerca del escenario del ataque. Medios de Nueva Jersey contaron que Darren Drake estaba luchando para bajar de peso y que por eso todos los días durante su descanso en el trabajo salía a dar un paseo en bicicleta.

Nacido en el Village

El más joven de los fallecidos, y el único neoyorquino, es Nicholas Cleves, de 23 años. Era hijo de un británico, Richard Cleves, y una italiana, Monica Missio, que se conocieron en Nueva York y allí fundaron una empresa de diseño de iluminación con sede en el SoHo. Nicholas era ingeniero de software y vivía en un apartamento en West Village, a poca distancia en bicicleta del río Hudson.

Nicole Missio, tía del joven, no podía asimilar la tragedia. Como relató al 'Daily News', se encontraba de vacaciones en Londres cuando se produjo el atentado. «Volvimos el miércoles por la noche, estamos intentando procesar lo ocurrido, era el único hijo de mi hermana y un ser humano maravilloso».

«Era una persona muy, muy amable, inteligente y curiosa», dijo Bahij Chancey, amigo de Cleves, a ABC 7. «Era del barrio, creció en el barrio y, como yo, creció montando en bicicleta por Nueva York para moverse», recordó Chancey con tristeza.

Fotos

Vídeos