La venta de inmigrantes como esclavos en Libia provoca una ola de protestas en Italia

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

«¿Cuatrocientos? ¿Setecientos? ¡Ochocientos! ¡Hemos llegado a ochocientos! ¿Novecientos? ¿Mil cien? ¡Vendido por 1.200 dinares!». El tipo que dirige la subasta habla como un vendedor cualquiera que busca colocar su mercancía al mejor postor. Él no comercia con cajas de pescado ni con obras de arte, sino con seres humanos. En concreto, con «muchachos grandes y fuertes para trabajar en el campo». Así presentó a los inmigrantes africanos que fueron comprados por entre 400 y 800 euros cada uno en un mercado de esclavos celebrado el pasado mes de agosto en Libia.

Las imágenes, recogidas por la televisión estadounidense CNN, suponen el último documento gráfico del sinfín de abusos de todo tipo que sufren los desplazados cuando llegan al país norteafricano con la esperanza de cruzar el Mediterráneo y establecerse en Europa. Con el pacto secreto al que llegó el Gobierno italiano con las milicias libias a principios del verano para que no zarparan más naves cargadas de inmigrantes, estos han quedado atrapados en el infierno en que se convirtió Libia tras la caída del régimen de Muamar Gadafi en 2011.

La polémica que rodeó aquel acuerdo se ha renovado con el video de la CNN, cuya autora asegura haber visto otras subastas a las afueras de Tripoli. Las imágenes llegan después de un demoledor informe de Naciones Unidas acerca de las condiciones que afrontan los desplazados en el país norteafricano mientras esperan su oportunidad para llegar a Europa. «La comunidad internacional no puede seguir mirando hacia otro lado ante los inimaginables horrores que soportan los inmigrantes en Libia», declaró el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Hussein, denunciando que los países de la Unión Europea «no han hecho nada para reducir el nivel de abusos sufridos por los migrantes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos