El SPD urge a resolver la disputa interna del Gobierno alemán

El socio menor de la gran coalición apoya a Merkel y advierte de que una «solución unilateral» para la crisis de los refugiados «carece de sentido»

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), socio menor de la coalición de gobierno en Berlín, criticó ayer duramente el estado de excepción político que vive Alemania por la rebelión de los socialcristianos (CSU) de Baviera contra la canciller federal, Angela Merkel, que ha conducido a la división de los conservadores por la política de inmigración. La presidenta del SPD, Andrea Nahles, apoyó expresamente la postura de Merkel al argumentar como ella que «una solución unilateral es impensable y carece de sentido» y rechazar la exigencia de la CSU de controlar las fronteras germanas y devolver a todo refugiado que se haya registrado anteriormente en un país de la UE sin consensuarlo con el resto de los socios europeos.

«No permitiremos que el pánico del gobierno regional de la CSU acabe tomando como rehenes a toda Alemania y toda Europa», dijo Nahles. La presidenta del SPD hizo asimismo un llamamiento a los cristianodemócratas (CDU) de Merkel y los socialcristianos a «aprovechar el fin de semana para volver a un nivel de cooperación tanto en su relación bilateral como en el seno del Gobierno federal». En el conflicto entre la canciller y Seehofer podría actuar como mediador el veterano presidente del Bundestag y exministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien pese a su lealtad a Merkel nunca le ocultó sus críticas si consideraba necesario hacerlas y goza de credibilidad y respeto en las dos formaciones enfrentadas. Entre tanto la disputa se mantiene y no parece que pueda resolverse antes de la reunión que mantendrá el lunes la dirección del partido conservador bávaro en Múnich, cuyo resultado podría conducir incluso a una ruptura de la hermandad de CDU y CSU.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos