El M5E y la Liga entregan el Gobierno italiano a un técnico

El jurista Giuseppe Conte, en una imagen de archivo./
El jurista Giuseppe Conte, en una imagen de archivo.

Las formaciones euroescépticas presentan este lunes a Mattarella a su primer ministro: salvo sorpresa será el jurista Giuseppe Conte

DARÍO MENORCorresponsal. Roma

Aunque en ocasiones se le presenta como un partido antisistema, la Liga es la fuerza política italiana que más tiempo lleva dentro de las instituciones. Esa experiencia no ha conseguido quitarle las formas algo toscas, las explicaciones sin demasiados giros de palabras y el gusto por las plazas y los megáfonos. Tal vez ahí resida parte de su éxito entre los votantes de derechas de todo el país, que parecen haberse olvidado ya de sus proclamas de no hace tanto tiempo a favor de la independencia del rico norte de Italia. Esa conjunción de fuerza de protesta y de gobierno quedó este domingo perfectamente representada en la forma con que su líder, Matteo Salvini, anunció que por fin había llegado a un acuerdo con Luigi Di Maio, su homólogo en el Movimiento 5 Estrellas (M5E), para designar al próximo primer ministro. Era el último fleco que quedaba para cerrar el pacto alcanzado entre estas dos formaciones para poner en marcha el nuevo Gobierno italiano.

Salvini no eligió ningún elegante edificio institucional para dar la buena nueva a sus seguidores. Tampoco optó por un programa de televisión. El líder 'liguista' se plantó en Fiumicino, la localidad a las afueras de Roma donde está su principal aeropuerto, para acompañar a los militantes de su partido que habían colocado allí una urna para que quien quisiera, pudiera mostrar su opinión sobre el programa del Ejecutivo que está a punto de nacer. Qué mejor que una plaza llena de periodistas para dar el anuncio. Con camisa clara sin corbata ni chaqueta, Salvini se subió a una mesa, agarró el megáfono y despejó la penúltima incógnita que quedaba en el panorama político italiano.

«Esta mañana hemos terminado el acuerdo sobre el primer ministro y su equipo de ministros», comentó, sin querer aclarar el último interrogante: quién será el elegido. No lo comunicó «por respeto» al presidente de la República, Sergio Mattarella, que le recibirá este lunes junto a Di Maio para empezar así a dar carpetazo al período de inestabilidad política abierto tras las elecciones legislativas del 4 de marzo. Se espera que el jefe de Estado dé luz verde al Gabinete diseñado por el M5E y la Liga y comience así una etapa no menos complicada, con un Gobierno insólito hasta el momento en Italia y que promete emociones fuertes.

Aunque tanto Salvini como Di Maio guardaron las formas al querer que Mattarella sea el primero en saber oficialmente quién es el candidato de la coalición para convertirse en 'premier', anoche se daba por hecho que el elegido sería el jurista de 54 años Giuseppe Conte, profesor de Derecho Privado en la Universidad de Florencia y que, en el cierre de la reciente campaña electoral, fue uno de los posibles ministros presentados por el M5E. Aunque no quiso hablar de él directamente, Salvini insistió en que ambas formaciones habían encontrado «un nombre de equilibrio que satisface» a las dos fuerzas políticas. Tanto Conte como el otro candidato que se ha barajado para el cargo, el economista de 41 años Andrea Roventini, son técnicos en un Gobierno cuyos otros miembros se espera que cuenten con un marcado carácter político. Queda por ver el margen de maniobra que tendrá el próximo jefe del Ejecutivo y cuán atadas tendrá las manos por el contrato de Gobierno firmado por el M5E y la Liga.

Perfil. Un profesor universitario con 18 páginas de currículum

Cuando el pasado miércoles quedó claro que iban a llegar al Gobierno italiano dos formaciones euroescépticas como el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga hubo a quien le dio miedo. Se olía ese sentimiento tanto en la bajada de la Bolsa de Milán como en las declaraciones que llegaron desde París, donde Emmanuel Macron no se cortó un pelo al calificar de «paradójicas» a estas dos fuerzas políticas. Será difícil que se produzca este lunes la misma reacción cuando, salvo sorpresa, se confirme que el próximo primer ministro de Italia es Giuseppe Conte. Este profesor de derecho privado en la Universidad de Florencia de 54 años parece una garantía de tranquilidad en un Gobierno que a muchos observadores resulta inquietante. Licenciado en Derecho en la Universidad La Sapienza de Roma y con estudios ulteriores en prestigiosos ateneos de Estados Unidos, Francia, Reino Unidos y Austria, ha enseñado derecho civil y mercantil en diversos centros universitarios italianos.

Conte tiene un amplio conocimiento sobre las administraciones públicas y es vicepresidente del Consejo de Presidencia de la Justicia Administrativa, el órgano de autogobierno de la magistratura dedicada a esta rama del derecho. Para acceder a ese cargo envió un currículum de 18 páginas en las que reflejaba tanto su formación y experiencia laboral como numerosas publicaciones. Con una postura a favor de la reforma de las administraciones públicas para conseguir mayor eficacia en el trabajo de los funcionarios, Conte es uno de los nombres que presentó Luigi Di Maio, candidato del M5E, como futuros miembros de su Gabinete antes de las elecciones del 4 de marzo. Se ha ganado también el respeto de Matteo Salvini, líder de la Liga, el otro partido de la coalición que sostendrá al Gobierno.

Del Gabinete se da por seguro que formarán parte Di Maio y Salvini. Al primero le tocará probablamente la cartera de Fomento-Trabajo, mientras que el segundo se hará con la de Interior. Desde ese cargo espera coordinar la expulsión masiva de inmigrantes irregulares a sus países de origen. Es uno de los caballos de batalla de la Liga y parece que se lo piden sus propios votantes. En la consulta organizada durante el fin de semana por su partido, más que el resultado, que se daba por descontado (91% a favor), resultan significativos los comentarios que dejaron los militantes. Llegaron advertencias a Salvini para que no le tiemble la mano en este campo porque sus simpatizantes consideran que la actitud del M5E frente a la inmigración es «demasiado blanda», según indicaron fuentes de la Liga. También explicaron que el otro tema por el que los participantes en la consulta se justificaron por votar 'no' era la renta de ciudadanía, la propuesta estrella del programa del M5E.

Temas

Italia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos