Condenan diez años de cárcel a la madre de un yihadista en Francia

Thomas Klotz, abogado defensor de Christine Rivière. /Philippe Wojazer (Reuters)
Thomas Klotz, abogado defensor de Christine Rivière. / Philippe Wojazer (Reuters)

«Hizo de su hijo un fusil» y fue la que proveía mujeres a los soldados para Siria

COLPISA / AFP

La madre de un joven francés yihadista, que viajó en tres ocasiones a Siria y al que apoyó con dinero, fue condenada este viernes a diez años de cárcel por un tribunal en París.

Christine Rivière, de 51 años, fue condenada por su "compromiso sin falla" con los yihadistas, y por ayudar a chicas a viajar a Siria para intentar casar a su hijo. La mujer "contribuyó a la salida [del territorio francés] de varias jóvenes" y "se recreó en esa ideología" mortífera. "Su compromiso sin falla, calificado como fanático por el experto psicólogo, la condujo a adherir al movimiento radical" y "se recreó con esa ideología", dijo la presidenta del tribunal, Isabelle Prévost-Desprez, al explicar la severidad de la pena.

Christine Rivière realizó entre 2013 y 2014 tres viajes a Siria para reunirse con su hijo, Tyler Vilus, combatiente de un grupo yihadista que se convertiría en el autodenominado grupo Estado Islámico (EI).

Rivière está acusada de aportar apoyo financiero a su hijo, quien fue finalmente detenido en Turquía con un pasaporte sueco, y luego extraditado en julio de 2015 a Francia. La madre fue arrestada un año antes, el 2 de julio de 2014, en el domicilio de otro hijo, cuando se aprestaba a regresar a Siria. Christine Rivière nunca escondió su deseo de reunirse con Tyler, con el que comparte plenamente el compromiso religioso radical.

"No puede ignorarse la influencia de vuestro hijo", señaló la presidenta, pero "lo alentó constantemente en sus veleidades de combate". "Estaba orgullosa de su avance en la jerarquía", añadió.

Poco antes el fiscal Guillaume Michelin describió una mujer peligrosa, que buscaba mantener dependiente a su hijo Tyler y que encontró en la yihad la posibilidad de formar con él "una pareja de inmortales". "Hizo de su hijo un fusil" y fue la que proveía mujeres a los soldados del grupo Estado Islámico, como esa joven belga que se convirtió en la esposa de Tyler, señaló.

En la audiencia, Christine Rivière negó haber aportado apoyo al Daesh o haber combatido en Siria, aunque los investigadores hallaron fotos de ella con armas. Su abogado. Thomas Klotz. describió a una mujer perdida, con conocimientos muy vagos del islam.

Fotos

Vídeos