Bruselas busca aislar a Trump a golpe de diplomacia

Donald Trump, en un acto de homenaje a los veteranos en Washington el pasado fin de semana. :: olivier douliery / efe
Donald Trump, en un acto de homenaje a los veteranos en Washington el pasado fin de semana. :: olivier douliery / efe

Después de estrechar lazos con Canadá, la UE quiere hacerse la foto con Japón en defensa del libre comercio antes de que comience el G-20

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL BRUSELAS.

Ocurrió en La Valeta, el 3 de febrero. Allí, en Malta, los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea decidieron cambiar de estrategia conscientes de que la espiral del 'y tú más' en la que llevaban semanas inmersos con la provocadora Administración de Donald Trump era un callejón sin salida. El excéntrico magnate había llegado para quedarse y cuanto antes fuese asumido por todos, mejor. Desde entonces la Unión ha sido fiel al cambio de rumbo acordado. ¿Cómo? Tirando de diplomacia para evidenciar la soledad mundial de Washington. «Si todas las grandes potencias van en un sentido y tú en el contrario, quizá es que estés equivocado», resumen fuentes comunitarias.

Ésta es la clave. Nada de críticas o insultos. Se trata de poner a Washington ante el espejo y cruzar los dedos para que reconsidere muchos de sus postulados. Que lo haga al sentirse solo en Occidente pero también presionado por los colectivos estadounidenses antiTrump, que no son pocos. Es lo que está ocurriendo tras la decisión de abandonar el Acuerdos climático de París y lo que se evidenciará con más profusión en el apartado comercial. Ahora, toca Japón, la cuarta potencial mundial, otro miembro del G-7 que se alía con la UE después de Canadá.

En lo geopolítico, es una semana importante, de esas marcadas en rojo en el calendario. El G-20 se reúne el viernes y el sábado en Hamburgo sumido en una extraña atmósfera de división donde todos parecen estar contra todos. Rusia ya no es el enemigo común de Occidente. O quizá lo siga siendo, pero en el bando de 'los buenos' ya no se sabe de dónde llegan los tiros. Si de Trump, si de Reino Unido y el 'brexit'... El tablero internacional está más alambicado que nunca, de ahí que Bruselas haya decidido pasar a la acción para liderar la agenda internacional.

Europa como un todo

Quizá ahora se entienda mejor por qué la canciller Angela Merkel decidió reunir a los grandes líderes europeos la semana pasada en una cumbre informal previa al G-20. Se trató de una cita inédita en la que también fueron convocados Países Bajos y Noruega (que no está en la UE) pese a no formar parte del selecto club. La batalla del relato consiste en vender Europa como un todo, como «el actor internacional más sólido y fiable».

Por mucho que el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, insista en recalcar de cara al exterior que «no se trata de aislar a Trump, sino de convencerle», los hechos se empeñan en sostener lo contrario. Este jueves, si las conversaciones bilaterales fructifican, la UE y Japón escenificarán en Bruselas que ellos sí creen en el libre comercio dentro de los valores occidentales. Y lo harán a sólo 24 horas del inicio del G-20, en una maniobra política de mucho calado que busca censurar el proteccionismo promovido desde Washington. Con Canadá como aliado fiel, se trata de sumar a Japón a esta suerte de movimiento diplomático antiTrump.

Salvo sorpresa mayúscula, así será. Los presidentes de la Comisión y el Consejo, Jean-Claude Juncker y Donald Tusk, respectivamente, se harán la foto con el primer ministro nipón, Sinzho Abe, para escenificar algo más que un apretón de manos y un acuerdo de principios comercial entre dos bloques que tienen muchos lazos que estrechar (Japón, pese a su peso, es sólo el séptimo mercado de ventas de la UE).

Canadá, Japón... Y vendrán más acuerdos. El próximo mirará a Latinoamérica, otra de las zonas señaladas por Trump, sobre todo México. «La UE quiere establecer acuerdos sostenibles. En tiempos donde está creciendo mucho el proteccionismo, estamos dispuestos a lograr grandes acuerdos con los que ambas partes ganen», recalcó desde Madrid la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstrom, quien anunció un posible entendimiento con Mercosur antes de finales de año.

Fotos

Vídeos