La Rioja

Macron apuntala su nuevo orden

Macron saluda a varios simpatizantes.

Macron saluda a varios simpatizantes. / CHRISTOPHE PETIT TESSON (Efe)

Los datos avanzados y proyecciones de voto en la primera vuelta de las elecciones legislativas celebradas hoy anticipan que Emmanuel Macron está refrendando el triunfo que hace un mes le llevó a la Presidencia de Francia. Es pronto para ofrecer y hasta predecir datos definitivos, eso sólo se producirá el domingo próximo, pero como ya venían anticipando las encuestas, La República en Marcha (LREM), el partido improvisado contra el reloj por Macron para concurrir a las elecciones presidenciales, ha obtenido más del treinta por ciento de los votos lo cual va a proporcionarle un aclara mayoría absoluta –279 escaños- en la Asamblea Nacional.

El sistema electoral en Francia cuando se trata de elecciones legislativas es complicado y la representación parlamentaria sólo se confirmará cuando en la segunda vuelta de los comicios se diluciden los resultados en las muchas circunscripciones donde en esta primera ronda no ha habido candidatos que hayan obtenido más del cincuenta por ciento y su proclamación automática. Pero, a la espera de que los números determinen el reparto final de escaños, parece evidente que el fenómeno Macron, acogido en toda Europa con alivio, y en muchos casos ilusión, sigue adelante.

Su nuevo orden, la expresión que está definiendo el revulsivo que su Presidencia supondrá en la política francesa, va a tener un ambiente muy propicio en un Parlamento donde la oposición, además de muy fragmentada, estará muy reducida y desmoralizada. Macron acumula así una capacidad de decisión excepcional. La derecha que representan Los Republicanos, será previsiblemente el primer partido en la oposición pero con gran diferencia. El Frente Nacional, que durante las presidenciales tanto llegó a inquietar, se ha quedado en las legislativas con apenas el quince por ciento del voto global, menos de la mitad que el obtenido por LREM y un exiguo número de escaños.

Un primer vistazo a los resultados confirma el deterioro de los partidos tradicionales que han venido alternándose en el poder que ya habían anticipado las presidenciales. Al pésimo resultado obtenido por Los Republicanos se une el hundimiento del Partido Socialista: el haber duplicado el porcentaje de votos que obtuvo hace un mes no le salva la imagen de debacle. Continúa siendo el quinto, detrás del ultraderechista Frente Nacional y la populista Francia Insumida de Jean-Luc Melenchón. En su conjunto la izquierda ha sufrido un descalabro global. Y no parece que la segunda ronda vaya a cambiar mucho las cosas.

El aumento de la abstención, que se vino haciendo notar a lo largo de toda la jornada –más del 51 por ciento- empeña los resultados y deja en algunas circunscripciones muy abierta la elección final prevista para el domingo. Mientras tanto, ya se puede anticipar que la nueva Asamblea Nacional se verá rejuvenecida. 216 de los miembros actuales, de un total de 557 escaños, no han concurrido a la reelección y una buena parte de sus sustitutos o con posibilidades de serlo dentro de una semana, son caras nuevas y con ideas renovadas que garantizan el giro político que Macron encabeza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate