La Rioja

La policía belga dejó pasar hasta trece ocasiones de detener a los autores de los atentados de París

Brahim Abdselam en un vídeo del ISIS
Brahim Abdselam en un vídeo del ISIS / HO
  • Un informe confidencial de la "policía de la policía" destaca que la falta de personal entre las fuerzas de seguridad impidió seguir pistas que habrían podido desbaratar los planes de los terroristas

La policía belga dejó pasar hasta en trece ocasiones la oportunidad de desenmascarar y detener a los autores de los atentados de París antes de que los perpetraran, según unos fragmentos de un informe confidencial de "la policía de la policía" publicado el sábado en un periódico flamenco.

Según estas informaciones, desde febrero de 2015 la policía belga poseía escuchas telefónicas que relacionaban a personas sospechosas de terrorismo con Salah Abdeslam, el único miembro vivo de los comandos que atacaron París el pasado 13 de noviembre, según el informe citado por el diario DeTijd. Por falta de personal disponible, la policía no siguió los casos.

De estas trece ocasiones, seis son a causa de la falta de personal. La policía belga también ignoró una petición de las autoridades españolas en relación al hermano mayor de Salah Abdeslam, Brahim Abdeslam, después de que este estuviera en la península ibérica en marzo de 2015. Ocho meses después, Brahim Abdeslam se hizo estallar en un café parisino. La respuesta belga solo llegó después de los atentados.

Informaciones sobre el kamikaze Bilal Hadfi también permanecieron sin ser analizadas durante seis meses, siempre por falta de efectivos. La fiscalía federal también conservó sin explotar informaciones secretas relacionadas con ataques en Europa occidental bajo la dirección de Abdelhamid Abaaoud.

Este informe del "Comité P", la policía de la policía, muestra los errores que se produjeron en la investigación belga sobre los autores de los atentados que causaron 130 muertos el 13 de noviembre en París. El documento, ahora finalizado, será entregado a una comisión especial del parlamento belga, según el diario flamenco.