La Rioja

Cameron admite que participó en la sociedad 'offshore' de su padre

vídeo

El primer ministro británico, David Cameron. / Christopher Furlong (Afp) I Atlas

  • El presidente argentino, Mauricio Macri, también ha sido vinculado con la polémica de los 'Papeles de Panamá' y se enfrenta a la investigación abierta por un fiscal

El vendaval mundial por las filtraciones de los 'Papeles de Panamá' se ha agudizado este jueves en Reino Unido y Argentina, tras la confesión de David Cameron de su participación en la sociedad 'offshore' de su padre y la decisión de un fiscal argentino de abrir una investigación al presidente Mauricio Macri.

Cameron ha confesado haber tenido una participación de 30.000 libras esterlinas (37.000 euros) en una sociedad con su padre y que vendió los activos en 2010 cuatro meses antes de asumir como primer ministro británico.

Hasta ahora la oficina de Downing Street había emitido cuatro comunicados sobre el tema, en los que afirmaba que el de las inversiones 'offshore' eran un tema "privado" de Cameron.

En tanto, el fiscal argentino Federico Delgado ha solicitado al juez Sebastián Casanello pedir información a la autoridad fiscal (AFIP) y la opinión a la Oficina Anticorrupción, entre otras fuentes, para determinar si Macri "omitió maliciosamente completar su declaración jurada (de bienes)", requisito obligatorio para funcionarios públicos.

El nombre de Macri figura en dos firmas 'offshore', una de ellas aún activa.

Ahora el juez Casanello debe decidir si hace lugar a esta investigación que podría llevar a Macri a enfrentar una causa judicial con apenas cuatro meses como presidente de Argentina.

Tanto Cameron como Macri han tenido dar explicaciones justificando que fueron iniciativas de sus padres.

El primer ministro británico dijo que tuvo una participación de 30.000 libras esterlinas en un fondo "offshore" de su padre. Por su parte, Macri figura como director en la firma Fleg Trading Ltd. inscripta por su padre en Bahamas, según la investigación de los 'Papeles de Panamá', y Kagemusha SA, de la cual sería vicepresidente, según un registro de la firma "aún en funcionamiento" en Panamá, indicó el documento de la fiscalía.

La primera sociedad fue registrada en Bahamas en 1998 por el padre del mandatario, Franco Macri, dueño de un importante conglomerado de empresas, para hacer un emprendimiento en Brasil que no prosperó y que según explicó el patriarca Macri esta semana, "nunca estuvo activa" por lo que fue cerrada en 2008.

El fiscal Delgado ha abierto la investigación tras una denuncia presentada por el diputado del opositor Frente para la Victoria (peronista centroizquierda), Norman Darío Martínez.

El legislador también ha pedido que se investigue a un hombre cercano a Macri, Néstor Grindetti, actual alcalde de Lanús (periferia sur de Buenos Aires), quien manejó una sociedad en Panamá y una cuenta bancaria en Suiza entre 2010 y 2013 cuando ejercía como secretario de Hacienda de la alcaldía de Buenos Aires durante el mandato del actual presidente.

Elegido en noviembre de 2015, tras prometer una gestión ejemplar, el presidente de centroderecha ha visto dañada su imagen por las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) que sacudieron el nuevo gobierno desde el domingo pasado.

Macri niega todo y argumenta que las empresas 'offshore' pertenecían al Grupo Macri, dirigido por su padre Franco.

El presidente ruso Vladimir Putin, otro de los nombres que figura en la lista de personalidades asociados a firmas 'offshore', rechazó que existan "elementos de corrupción" entre las personas de su entorno más íntimo citados en los 'Papeles de Panamá'.

"¿Qué elementos de corrupción? No hay ninguno", dijo Putin, que acusa a Estados Unidos de estar detrás de la filtración de millones de documentos del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca.

El gobierno de Panamá, bajo presión internacional tras las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas, sigue dando explicaciones sobre su sistema financiero y se ha declarado dispuesto a negociar con los países occidentales para endurecer sus prácticas fiscales y limpiar su imagen.