Último cartucho de la oposición venezolana para frenar a Maduro

Leopoldo López llama a participar en la huelga general contra la Asamblea Constituyente promovida por el Gobierno chavista

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO LA HABANA.

Leopoldo López rompió su silencio para difundir un video de 15 minutos en el que convocó a la oposición a acatar la huelga general convocada para ayer y hoy contra la «amenaza» que representa la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Nicolás Maduro que se celebrará este domingo. Aunque el activista no lo dijo expresamente, esta medida del antichavismo es su último cartucho para frenar la elección promovida por el Gobierno, a la que solo acudirán chavistas pues la oposición la boicoteará.

Son conscientes de que si participaban estarían validándola, saben que si sale adelante y es legitimada por el mundo, aunque para ellos sea fraudulenta, volverán a perder la mayoría parlamentaria. Pero confían que las 48 horas de huelga y la «gran marcha» del viernes sean el principio del fin del chavismo.

En el mensaje, el líder de Voluntad Popular pidió a sus seguidores que se estén «en las calles hasta alcanzar la libertad». También se dirigió a las Fuerzas Armadas para solicitarles no ser «cómplices» del «aniquilamiento» del Estado democrático y de un «fraude constitucional».

En el primer día del «paro cívico», los adversarios del Gobierno recibieron un espaldarazo moral de Estados Unidos, que anunció sanciones contra 13 altos cargos del Ejecutivo, el Ejército y Petróleos de Venezuela (PDVSA). Entre quienes verán congelados sus bienes en Estados Unidos y tendrán prohibido hacer transacciones con ellos figuran el ministro del Interior, Néstor Reverol; el exvicepresidente, exministro de Exteriores y ministro de Educación, Elías Jaua, y el exvicecanciller y exministro de Comercio Alejandro Fleming; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, y el defensor del Pueblo, Tarek William Saab. El presidente Donald Trump amenaza, además, con suspender las importaciones de petróleo desde Venezuela, país que tiene en el coloso del norte a su principal cliente.

Acopio y prevención

También trece fueron los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) que exigieron al sucesor de Hugo Chávez suspender la Constituyente, argumentando que el proceso de elección de un nuevo parlamento «implicaría el desmantelamiento definitivo de la institucionalidad democrática y sería contrario a la voluntad popular expresada en la consulta del 16 de julio».

Mientras, las calles del este de Caracas, donde se concentran los seguidores del antichavismo, amanecieron ayer con poco tránsito y poca gente. En cambio al oeste de la capital, donde el apoyo al chavismo es fuerte, la actividad laboral era normal.

De todas formas, la víspera se realizaron compras de emergencia y clientes temerosos abarrotaron los comercios en previsión de que la paralización del país afecte a las mesas. Igualmente hubo más trasiego del habitual en los pasos de la frontera terrestre con Colombia y muchos venezolanos con maletas los cruzaron para alejarse de una posible escalada de violencia.

Eso ocurrió justo cuando la aerolínea colombiana Avianca anunció la suspensión de vuelos a Venezuela a partir del 16 de agosto. Otras líneas aéreas también han ido suspendiendo las rutas a causa de las dificultades para cobrar y recuperar gastos de repostaje y costos de los billetes aéreos. Según Avianca, la decisión se debe a impedimentos operativos y de seguridad que, dicen, confían en que las autoridades de ambos países resuelvan para retomar los vuelos.

Y en medio de esta situación tan conflictiva, el candidato a la ANC y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Héctor Rodríguez, insistió en que una negociación con la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) «no solamente es posible, yo creo que es necesaria».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos