Trump quiere saber si puede indultarse a sí mismo

M. GALLEGO NUEVA YORK.

El emperador no lleva ropa. Donald Trump y su ejército de abogados ponen a prueba cada día la democracia forjada hace más de doscientos años sobre un código de honor que, ahora se sabe, no tenía suficientes salvaguardas legales. 'The Washington Post' reveló que, anticipando los cargos de los que pueda acusarle el fiscal especial Robert Mueller, Trump preguntó a su equipo legal de la Casa Blanca si puede 'perdonarse' a sí mismo y a su familia.

Esto abre una crisis constitucional, porque la Carta Magna no se pronuncia. Trump se ha saltado la costumbre de deshacerse de sus negocios para evitar conflictos de intereses, de mostrar sus declaraciones de la renta, de mantener una sana distancia con su familia e incluso se ha permitido despedir sin motivos al director del FBI, sin que se le pueda recriminar legalmente. Para él, todo lo que no esté expresamente prohibido le está permitido.

Los expertos se quedaron boquiabiertos al saber que también pretende indultarse a sí mismo. Por definición, un perdón se otorga a otra persona. Jimmy Carter lo hizo masivo con los fugitivos de Vietnam. Bill Clinton fue el primero en aplicarlo a un familiar, su hermano. A Nixon le sugirieron que se autoperdonase, pero incluso él consideró que «no sería honorable».

Trump aún no ha sido acusado de nada pero tampoco actúa como el que se sabe inocente. A medida que la investigación de Mueller se acerca a sus negocios y a su familia, se revuelve contra él. En la última semana se supo que Mueller ha pedido acceso a sus declaraciones fiscales e investiga los préstamos de Trump Organization, así como las operaciones de su ex jefe de campaña Paul Manaford sospechosas de blanqueo. Eso tiene al presidente de uñas. Según varias fuentes de 'The Washington Post', ha pedido a su equipo que investigue a Mueller y sus colaboradores en busca de un conflicto de intereses que le permita justificar su despido. De hacerlo, forzará una nueva crisis de gobierno y pondrá a prueba, una vez más, la fortaleza de una democracia que hasta ahora se creía modélica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos