Trump incorpora a un general de cuatro estrellas a su 'show'

El general retirado John Kelly atiende a Trump en una reunión sobre ciberseguridad en la Casa Blanca. :: kevin lamarque/ reuters
El general retirado John Kelly atiende a Trump en una reunión sobre ciberseguridad en la Casa Blanca. :: kevin lamarque/ reuters

Su «trabajo espectacular» en el Departamento de Seguridad Nacional catapulta a John Kelly al círculo íntimo de la convulsa Casa Blanca

CRISTINA GARCÍA CASADO WASHINGTON.

El general de cuatro estrellas retirado John Kelly dio un sorprendente salto en su carrera al ser nombrado jefe de Gabinete del presidente de EE UU, Donald Trump, en un momento de máxima convulsión en la Casa Blanca. Su lealtad y diligencia al frente del Departamento de Seguridad Nacional, clave para la agenda política de Trump, le han llevado en apenas medio año a lograr un puesto político de primera línea dentro del círculo más cercano al presidente.

«Acabo de nombrar al general y secretario John Kelly como jefe de Gabinete de la Casa Blanca. Es un gran estadounidense y un gran líder», anunció Trump la noche del viernes en Twitter. «John también ha hecho un trabajo espectacular en Seguridad Nacional. Ha sido una verdadera estrella de mi Administración», agregó.

Kelly se ha ganado el respeto y la confianza de Trump gracias a su defensa firme de prioridades de su mandato como la construcción de un muro fronterizo con México y el veto migratorio. El presidente valora de él, como de sus otros asesores con carrera militar, la disciplina con la que siguen sus órdenes. Pero Kelly no solo ha logrado ganarse a Trump sino también a voces clave de su Casa Blanca, como el estratega jefe, Steve Bannon, o su asesor y yerno, Jared Kushner.

Su habilidad para manejarse como una presencia estable en una Casa Blanca cenagosa le ha valido el ascenso a un cargo de máxima confianza, aunque algunos observadores apuntan que le falta el bagaje político necesario para desempeñarlo. Será a partir del mañana cuando Kelly tenga que demostrar su valía para un puesto muy complejo en un momento de fuertes sacudidas internas.

Este infante de marina de 67 años alcanzó la cúspide de su carrera militar durante el mandato de Obama. En su etapa como jefe del Comando Sur (2012-2016), Kelly fue responsable de supervisar un rápido aumento de fuerzas especiales en Latinoamérica, de mantener la cooperación militar con socios estratégicos como Colombia y de manejar la ingente Inteligencia generada en la lucha contra el narcotráfico y la inmigración ilegal.

En el avance hacia Bagdad

Su perfil de 'halcón' se complementa con otro más moderado, que le permitió trabajar con el Gobierno de Obama. Pero antes que nada Kelly es un 'perro de la guerra', con casi medio siglo de experiencia en los marines y el primer coronel de la Infantería de Marina ascendido a general de brigada en tiempo de guerra desde 1951. Ocurrió en 2003, mientras los estadounidenses avanzaban hacia Bagdad: «Diablos, estos son marines. Hombres como estos defendieron Guadalcanal y tomaron Iwojima. Bagdad es pan comido», dijo entonces.

Durante los cinco años siguientes, Kelly hizo de Irak su segunda casa en tres despliegues. En el último, en 2008, comandó las fuerzas internacionales en la inestable provincia suní de Al-Anbar. Dos años más tarde sufrió un duro revés como el militar de más alto rango en perder a un vástago en el campo de batalla, cuando su hijo Robert Michael Kelly falleció en Afganistán.

En el Departamento de Seguridad Nacional, creado tras los atentados del 11-S, ha tenido que lidiar con una agencia fuertemente burocratizada y una plantilla de 250.000 empleados. Además, ha estado en el centro de la ejecución de la política antiterrorista y migratoria de Trump, un proyecto faraónico de deportaciones masivas, el muro fronterizo con México y un rígido control de personas procedentes de países que la Casa Blanca vincula al terrorismo.

Pero, sobre todo, conecta con el jefe. En mayo, antes de un discurso en la Academia de Guardacostas, al presidente le recibieron con una espada ceremonial. «Úsela con la prensa, señor», dicen que bromeó Kelly. Música para los oídos de Trump.

Más

Fotos

Vídeos