Trump anuncia ahora la posibilidad de enviar el Ejército a la frontera mexicana

Antecesores como Bush y Obama ya ordenaron despliegues puntuales de la Guardia Nacional, que duraron poco tiempo porque salían muy caros

R. C. WASHINGTON.

Tan atemorizado se muestra el presidente de Estados Unidos por la caravana de indocumentados centroamericanos, apenas un millar, que marcha a plena luz del día por el Estado mexicano de Oaxaca que ayer anunció el envío de «nuestro Ejército» a la frontera sur. Como siempre, después de exponerse a la brutal versión de la inmigración que le brinda cada mañana Fox News y, como también es habitual, sin ofrecer demasiados detalles de una iniciativa que soltó en una comida de trabajo en la Casa Blanca con los líderes de los países bálticos.

A la izquierda de Donald Trump se sentaba el secretario de Defensa, James Mattis, el mismo al que el mandatario, hace unos días, reclamó fondos para financiar el muro. En esa ocasión, el jefe del Pentágono se atrevió a decirle que no podría ayudarle con la financiación sin pasar por un Congreso con mayoría republicana en ambas cámaras pero que ignora las obstinadas demandas de su teórico líder.

Ayer, Mattis se limitó a recordar que el despliegue militar ya se llevó a cabo con anteriores presidentes pero no duró demasiado porque salía muy caro. Tanto George W. Bush como Barack Obama recurrieron a efectivos de la Guardia Nacional -un cuerpo de reserva de las Fuerzas Armadas- para vigilar la frontera en operaciones puntuales. «Hasta que podamos tener un muro y seguridad adecuada, vamos a estar vigilando nuestra frontera con nuestras Fuerzas Armadas. Ése es un gran paso», declaró Trump a los periodistas en la Casa Blanca. No aportó más datos sobre este supuesto plan, ni pudo precisar qué cuerpo del Ejército se encargaría de un control actualmente ejercido por agentes migratorios con entrenamiento específico.

Trump se muestra enfurecido con México por permitir el avance de la caravana de hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses que huyen de la violencia y la pobreza en sus países. Y amenaza con represalias en el comercio bilateral a un país en plena campaña para las presidenciales de julio y también a Honduras con retirarle la ayuda económica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos