La treta de Maduro indigna al mundo y empantana el diálogo

El adelanto a abril de las presidenciales sorprende a la oposición venezolana dividida, desorganizada y sin un candidato fuerte

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO

El adelanto electoral concebido por el chavismo para, aprovechando la debilidad del adversario, darle la puntilla y hacerse con el poder absoluto en Venezuela antes del 30 de abril ha provocado una cadena de indignación internacional y más división en una oposición sorprendida por que la solución buscada desde el 2013 como la 'única salida' -la convocatoria de elecciones presidenciales- le pilla ahora desorganizada, sin partidos registrados ante el ente electoral y con los principales líderes inhabilitados o en el exilio. Carece de un candidato fuerte -de momento se postulan cuatro- para plantar cara a Nicolás Maduro, quien con supuesta humildad dijo estar «a la orden» de su partido, el PSUV, para ser candidato presidencial.

México anunció que abandonaba su papel de mediador en el dialogo, ahora interrumpido, entre Gobierno y oposición, al considerar que el proceso «perdió seriedad» al anticiparse a este primer cuatrimestre los comicios previstos para diciembre. Estados Unidos criticó que la convocatoria provenga de la Asamblea Constituyente, elegida solo entre chavistas en julio pasado, y no por el Parlamento, de mayoría opositora. «Apoyamos un sistema de elecciones real, completo y justo», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Contra las sanciones

La OEA habla de «farsa». Por su parte, el Grupo de Lima creado por 12 países con el único objetivo de tratar sobre la situación de Venezuela, y que habían pedido la celebración de elecciones presidenciales inmediatas, piden ahora una «adecuada anticipación».

Otros gobiernos de derecha abogan por la «participación de todos los actores políticos venezolanos». Este punto había sido tratado en los diálogos mantenidos entre representantes de Maduro y líderes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en República Dominicana.

El porqué del adelanto lo explicó el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello dijo: «Ante sanciones (de la UE) tenemos elecciones».

La oposición ha quedado fuera de juego. Algunos miembros de la MUD, como Jesús 'Chuo' Torrealba, su ex secretario general, reconoció que la situación venezolana es de «extrema debilidad», con la oposición «fragmentada, desmoralizada y no encaminada en la dirección política de los partidos democráticos en el país». Destaca la «doble paradoja» de contar con un «Gobierno minoritario» con gran poder institucional y militar pero poco apoyo social -unas encuestas cifran en un 20 % el apoyo al Gobierno, y en un 70 % los venezolanos que quieren a Maduro fuera del poder-, mientras hay «un sector opositor mayoritario, pero débil».

La clave sería la «unidad», como pedía de inmediato el exgobernador de Miranda Henrique Capriles. Algunos en la MUD piden la celebración de 'primarias" pero el adelanto los deja casi sin tiempo para organizarlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos