El Supremo empuja a Lula a la cárcel

Lula, ya conocedor de la decisión del Supremo, llega el miércoles a su casa en Sao Bernardo do Campo. 
:: paulo whitaker/ reuters/
Lula, ya conocedor de la decisión del Supremo, llega el miércoles a su casa en Sao Bernardo do Campo. :: paulo whitaker/ reuters

La ajustada decisión de la corte implica una detención en breve del candidato favorito para las elecciones presidenciales de octubre en Brasil

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

Con una votación de seis a cinco, que evidencia una resolución controvertida, los jueces del Supremo Tribunal Federal de Brasil rechazaron la madrugada de ayer la petición de 'habeas corpus' presentada por la defensa del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva para evitar ir a prisión por la condena a nueve años por corrupción, confirmada y aumentada a doce años en segunda instancia.

La decisión, alcanzada tras once horas de deliberaciones, pone a Lula a las puertas de la cárcel aunque restan formalidades que podrían aplazar el arresto entre unos días y unas semanas más. La detención tampoco sería definitiva. El mismo Supremo podría liberarlo una vez que someta a votación otro asunto pendiente que beneficiaría al exmandatario.

Pero por el momento la negativa de una mayoría de la Corte a otorgar a Lula el beneficio de seguir en libertad hasta que la condena sea revisada en dos instancias superiores tiene un innegable impacto político. Lula es el favorito para las presidenciales del 7 de octubre. Su detención podría dejarlo fuera de juego y eso acrecentaría la división y la inestabilidad política en Brasil.

De hecho, las divisiones se expresaron en el Supremo. La sesión vino precedida de una amenaza de intervención militar proferida -con matices- por diversos generales del Ejército para el caso de que Lula fuera protegido con el 'habeas corpus'. El juez Celso de Mello juzgó «inaceptable» el chantaje pero algunos analistas creen que surtió efecto. La jueza Rosa Weber, cuyo voto parecía que iba a ser favorable a Lula, se pronunció en contra. «El miedo a las bayonetas», interpretó un diputado del Partido de los Trabajadores.

Una mujer para el Tribunal

El voto de Weber contribuyó a un resultado de cinco a cinco que la presidenta del Supremo, Carmen Lúcia Antunes, desempató de madrugada votando en contra de Lula. El periodista Reinaldo Azevedo señalaba la paradoja de que cinco de os seis jueces que se pronunciaron contra Lula fueron designados por el Partido de los Trabajadores. Los otros, de conocida afiliación opositora al PT, votaron a su favor. Azevedo recordó además que Lula había preguntado a quien hoy es uno de sus abogados si conocía a una mujer para la Corte. Y ahí surgió el nombre de Antunes.

La magistrada devino la figura más poderosa del tribunal y de Brasil. Antunes pudo haber puesto en agenda el tratamiento más general de si es o no constitucional la prisión de condenados en segunda instancia, un asunto con mayoría favorable a la inconstitucionalidad que habría beneficiado a Lula. En cambio, ella mantiene el asunto en un cajón y puso a debate el 'habeas corpus' rechazado. Ahora el Supremo está dividido. Algunos jueces, partidarios de tratar primero el tema de la constitucionalidad, están molestos. Creen que tarde o temprano deberán abordarlo y eventualmente liberar a Lula a poco de ser encarcelado y en plena campaña.

El juez Gilmar Mendes, que votó a favor del expresidente, dijo en tono autocrítico: «Nos creemos expertos y creamos un grave problema. Habría sido más razonable tratar primero las acciones de constitucionalidad», y responsabilizó a Antunes del aparente desaguisado. El juez Marco Aurelio Melo también lo había hecho notar en su voto a favor de Lula. Sostuvo que la estrategia de la presidenta del Supremo «no pudo ser peor». Melo tiene listo desde diciembre el informe que les permitiría abordar la constitucionalidad y Antunes lo guarda bajo siete llaves.

Figura implacable

Pese a todo, algunos analistas consideran que Antunes quedó como una figura implacable contra la impunidad de los corruptos. Pocos recuerdan ya que en 2017 su voto permitió salvar al senador Aecio Neves, rival del PT y acusado de corrupción a partir de grabaciones que probaron su petición desesperada de dinero a un empresario.

Para el Partido de los Trabajadores, el de ayer «fue un día trágico para la democracia y para Brasil». Según la formación de Lula, la presidenta de la Corte «apeló a un procedimiento de excepción» al primar el debate del 'habeas corpus'. Dirigentes del PT se reunieron con Lua en Sao Paulo para decidir los pasos a seguir y defendern ahora su candidatura presidencial «en las calles y hasta las últimas consecuencias». Incluso con el cabeza de cartel entre rejas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos