El Supremo afirma que se requiere de una orden judicial para rastrear el móvil

El Tribunal Supremo de Estados Unidos falló ayer a favor de los protectores de la privacidad en internet al considerar que la policía debe solicitar una orden judicial para rastrear a una persona a través de su teléfono móvil. El alto tribunal decidió revertir una decisión de un tribunal inferior que había concluido que los agentes no precisaban pedir permisos para pedir a las compañías operadoras de telefonía el historial del localizador de un terminal concreto propiedad de un acusado o sospechoso. La sentencia es una gran victoria para los partidarios de la Cuarta Enmienda de la Constitución, que protege a los ciudadanos contra cualquier intrusión en su privacidad sin una presunción seria. Además supone un hito para la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que era respaldada por Apple, Facebook, Twitter, Verizon, Google y Microsoft.

El caso surgió cuando la policía obtuvo, sin una orden judicial, información sobre Timothy Carpenter, un sospechoso de un robo. Los datos de su móvil se usaron para mostrar que el dispositivo estaba en las proximidades cuando se produjo delito y el acusado fue condenado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos