Salvini pone en duda la utilidad de las vacunas

D. MENOR ROMA.

A Matteo Salvini no le basta con ser ministro del Interior y número dos del Gobierno italiano. El líder de la Liga está aún más desatado que de costumbre desde que nació el Ejecutivo y no pasa un día sin acaparar los titulares, aunque sea a costa de invadir el terreno de sus compañeros en el Gabinete. Pese a estar metido hasta el cuello en la cuestión de la inmigración, ayer también se puso a criticar que los niños italianos tengan que recibir diez vacunas de forma obligatoria para poder ir a la escuela. «Considero que es inútil y en muchos casos peligroso o incluso dañino», dijo Salvini.

Ha visto un fi lón electoral en la tendencia antivacunas de parte de la sociedad italiana, una peligrosa postura basada en bulos científicos. A Salvini le respondió la ministra de Sanidad, Giulia Grillo, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), que reivindicó la utilidad de esta terapia preventiva y pidió que los políticos dejan de discutir sobre su valor sanitario. «Eso le corresponde a los técnicos», recordó. También el líder del M5E, Luigi di Maio, viceprimer ministro, consideró las palabras de su socio en el Ejecutivo «una opinión personal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos