«Si el Sahel se desestabiliza nos afectaría directamente, su futuro es el de Europa»

El diplomático español destaca el esfuerzo europeo por promover la creación de un ejército de los cinco países de esta región africana Ángel Losada Fernández Representante de la UE en el Sahel

G. ELORRIAGA

España acaba de asumir la jefatura de la Misión de la UE en Malí, un territorio fracturado por enfrentamientos separatistas, étnicos y religiosos, que provocaron, hace seis años, una guerra civil aún no superada. El Gobierno hace frente a esta responsabilidad en un periodo crítico, cuando, además de las heridas internas, se acrecienta el riesgo de que el territorio se convierta en un nuevo foco de insurgencia islamista, muy cercano a Europa. Ángel Losada Fernández, representante de la Unión Europea en el Sahel, habló en la Fundación Alternativas de la situación de esta región, una de las más pobres del mundo y marco propicio para todos los tráficos ilícitos.

-El compromiso parece complejo ya que, seis años después de la guerra, el país sufre una reactivación del conflicto con frecuentes ataques islamistas.

-Hay un proceso de paz puesto en marcha tras el Acuerdo de Argel de 2015, y que prevé la desmilitarización e integración de los efectivos en instituciones de paz. Yo viajo una vez al mes a Malí para impulsar las conversaciones y constato avances, retrocesos y estancamientos, en suma, que el diálogo va despacio. Los ataques contra la Minusma, la Misión de Naciones Unidas, demuestran la situación de inseguridad, pero el proceso está encarrilado e, incluso, existe la posibilidad de imponer sanciones para evitar bloqueos. Lo que ocurre es que los grupos terroristas actúan en un territorio enorme con acciones puntuales y, además, han surgido nuevas milicias en el seno de las etnias peul o fulani, que contribuyen a desestabilizar la zona central, allí donde confluyen Malí, Burkina Faso y Níger.

-La Unión Europea entrena al ejército local, pero no puede proporcionar armamento. ¿No es un contrasentido?

-La Unión Europea no puede dotarlo con armas letales, pero está promoviendo actualmente la creación de un ejército conjunto de los cinco países del Sahel, los más pobres del mundo, que nosotros apoyaremos con medios. El próximo día 23 se celebrará una conferencia en Bruselas para obtener medios bilaterales entre los países participantes y los receptores.

-¿Qué ocurriría si el Sahel se desestabiliza definitivamente?

-Nos afectaría directamente. Hablamos de la frontera avanzada de nuestro continente tras el colapso de Libia. Yo diría que el futuro del Sahel es también el de Europa por las crisis inmigratorias que comportaría y el enorme impacto que sufriríamos.

-¿Pero es factible plantear un futuro para el Sahel mientras prosigue el caos en Libia?

-Ha puesto el dedo en la llaga. La estabilidad de Libia es fundamental, pero no se va a conseguir rápidamente. Ahora bien, el hecho de que las diversas facciones se sienten alrededor de una mesa resulta esperanzador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos