Rusia refinancia la deuda de Venezuela y da oxígeno al chavismo

Larga cola de venezolanos a la espera de sacar dinero de un cajero automático de Caracas. :: AFP/
Larga cola de venezolanos a la espera de sacar dinero de un cajero automático de Caracas. :: AFP

Moscú busca a cambio una mayor penetración en el tejido económico del país caribeño, sobre todo el sector energético

R. M. MAÑUECO MOSCÚ.

El Kremlin sigue apostando fuerte a favor del régimen de Nicolás Maduro, presidente de un país rico en petróleo, pero en situación de quiebra parcial por las sanciones y el descenso del precio del petróleo. Rusia ha aceptado reestructurar los 3.150 millones de dólares (cerca de 2.600 millones de euros) de deuda que Venezuela tiene contraída con la perspectiva de una mayor penetración en el tejido económico de este país, sobre todo en el sector energético. El acuerdo permite además al presidente Vladímir Putin presentar el acuerdo ante sus ciudadanos como un refuerzo de la presencia de Rusia en Iberoamérica.

En Moscú se le ha dado mucho aspaviento a esta operación de rescate, aunque la oposición y la mayor parte de los expertos están convencidos de que Venezuela nunca podrá saldar su deuda. «Las condiciones de pago son muy ventajosas hasta 2026», manifestó ayer en la capital rusa Wilmar Castro Soteldo, ministro de Agricultura venezolano y número dos del área económica del Ejecutivo de Maduro. No aportó muchos más detalles porque las condiciones de la refinanciación son confidenciales por deseo expreso del Gobierno ruso.

«Hemos firmado un acuerdo de carácter estratégico para el Gobierno y el pueblo venezolanos, un acuerdo de gran importancia política y financiera (...) nos permitirá una mayor flexibilización en los pagos de la deuda», declaró Castro. Según sus palabras, el documento consensuado «pone de manifiesto el fortalecimiento de las relaciones entre Rusia y Venezuela». El ministro recordó los «esfuerzos» del expresidente Hugo Chávez «por lograr un mundo multipolar, idea que el presidente Putin siempre apoyó».

Los términos del acuerdo contemplan contrapartidas relativas a la participación de empresas rusas en sectores de Venezuela como el energético, la minería, la agricultura y la automoción. Sin embargo, los más de 5.000 millones de euros que la petrolera rusa Rosneft pagó a la venezolana PDVSA en concepto de avance por suministro de crudo hasta 2019 no han sido incluidos en el acuerdo.

La ayuda rusa, de todas maneras, no hará salir a Venezuela del aprieto. Su endeudamiento total alcanza los 127.000 millones de euros y ahora todo depende de China, país menos proclive a fiar a Maduro.

El principal opositor del Kremlin, el bloguero anticorrupción Alexéi Navalni cree que Venezuela no devolverá a Rusia nada de lo que debe. Según su opinión, «son inyecciones de dinero a fondo perdido para sostener de forma encubierta al régimen de Maduro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos