Rusia pide ver a la hija del exespía Skripal

Varias personas abandonaban ayer la Embajada de EE UU en Moscú, después de las expulsiones provocadas por el 'caso Skripal'. :: S. C. / efe/
Varias personas abandonaban ayer la Embajada de EE UU en Moscú, después de las expulsiones provocadas por el 'caso Skripal'. :: S. C. / efe

Yulia, envenenada junto a su padre en Salisbury, ya habla mientras el embajador de Moscú en Londres niega que su país produzca el gas nervioso

ÍÑIGO GURRUCHAGA LONDRES.

El embajador de Rusia en Reino Unido, Alexander Yakovenko, afirmó ayer que su país nunca ha producido el agente nervioso Novichok, que según los científicos británicos fue utilizado para envenenar al exespía Serguéi Skripal y a su hija, Yulia, en la ciudad inglesa de Salisbury. La afirmación contribuye al embrollo diplomático que evoca las tensiones de la Guerra Fría.

Yakovenko recibió a la prensa británica y extranjera en la sede de la Embajada, en una avenida donde se encuentran también el palacio real de Kensington, legaciones diplomáticas y mansiones de billonarios. El embajador insistió en pedir transparencia a las autoridades británicas y argumentó que Occidente no cuenta con el apoyo del resto del mundo en este episodio.

La batalla de los gobiernos por la hegemonía en la información del caso se disputa hora a hora. Una televisión rusa emitió ayer la grabación de una supuesta conversación telefónica entre Yulia Skripal y su prima Viktoria, en la que la primera le llama para decirle que ella y su padre están bien, que no le van a dar un visado para visitarles y que resolverán la posible visita con el paso del tiempo.

Mientras Yakovenko hablaba a la prensa, la Policía británica emitió un comunicado de su hija Yulia, en el que agradecía la ayuda de los vecinos de Salisbury y del personal sanitario que atiende a su padre y a ella, y pedía que se respete su privacidad y la de su familia durante su convalecencia. El embajador insistió en pedir acceso consular a la ciudadana rusa, que no lo habría solicitado, y un visado para Viktoria.

Crece el enredo

Londres tuvo que borrar un mensaje en Twitter que habría interpretado mal una declaración de su embajador en Moscú, en el que afirmaba que los científicos de Porton Down habían identificado el origen ruso del gas nervioso. El embajador afirmó literalmente lo que ahora se ha borrado tras la declaración del responsable del laboratorio negando que hayan identificado el origen.

Unas declaraciones del ministro de Exteriores, Boris Johnson, a una televisión alemana en las que confirmaba el origen del gas según los científicos son ahora achacadas al desorden verbal que es típico este miembro del Gobierno. La negativa del embajador sobre la producción de Novichok por Rusia es explicada por la localización de los laboratorios que lo fabricaban en países de la antigua Unión Soviética.

Yakovenko confirmó que Rusia no aceptará el resultado del análisis de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) si no se negocia la composición del panel, formado por expertos de los países miembros, y sin que Moscú reciba al informe científico. El Consejo de la OPCW rechazó el miércoles la petición de Moscú de una investigación conjunta de Rusia y Reino Unido, con acceso a las víctimas y a las muestras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos