Rusia confirma que uno de sus aviones militares ha sido abatido en Siria

Restos del avión militar abatido por los rebeldes. :: afp/
Restos del avión militar abatido por los rebeldes. :: afp

Rebeldes aseguran que derribaron el caza con un misil y que mataron al piloto, capturado tras saltar del aparato

AGENCIAS

Un caza Su-25 ruso fue derribado ayer en la provincia siria de Idlib, en el norte del país, y su piloto murió, según confirmó el Ministerio de Defensa ruso en un comunicado recogido por la agencia de noticias oficial, Sputnik. «Un avión Su-25 ruso se ha estrellado durante un vuelo sobre la zona de distensión 'Idlib'. El piloto logró informar sobre su eyección en la zona controlada por los terroristas del Frente Al-Nusra», explicó Defensa. «El piloto murió en combates con los terroristas», añadió el comunicado.

El Ministerio indicó además que el centro ruso para la reconciliación en Siria -dependiente del Ejército ruso- junto con los militares turcos responsables de la zona de distensión 'Idlib' habían iniciado ya gestiones para recuperar el cuerpo del piloto. «Según información preliminar, el avión fue derribado por un misil del sistema de defensa aérea portátil», precisó el mismo comunicado.

El grupo yihadista Tahrir al-Sham, heredero de la filial de Al-Qaida en Siria, reivindicó el derribo del avión. El aparato habría caído tras el impacto de un proyectil antiaéreo lanzado con un lanzacohetes de hombro en Saraqeb, según el comunicado de la organización, publicado en redes sociales.

Antes de conocerse la confirmación rusa, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos había informado del derribo del avión de combate en la región de Jan al-Sobol.

Indignación kurda

En medio de los enfrentamientos en territorio sirio una noticia alteró la moral de las milicias kurdas que luchan en el país y que acusaron al Ejército Libre Sirio (ELS) de mutilar a una de sus combatientes en la región de Afrin, lindante con la frontera turca. La mujer, identificada como Barin Kobane y perteneciente a la sección femenina de las Unidades de Protección Popular (YPG), murió esta semana en los combates cerca de Bulbul, en el norte de Afrin. Al poco de fallecer, comenzaron a aparecer en redes sociales imágenes de su cadáver, semidesnudo, con los pechos y los genitales amputados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos