Revuelta pública en la Casa Blanca

El presidente de EE UU, Donald Trump, entregado a comprobar la resistencia de un producto farmacéutico en la Casa Blanca. :: saul loeb / afp

El nombramiento de un nuevo director de Comunicaciones, amigo de los Trump, fuerza la dimisión del portavoz Spicer

MERCEDES GALLEGO NUEVA YORK.

La apuesta era cuánto duraría Sean Spicer en el cargo de portavoz de la Casa Blanca y la mayoría le auguraba que no pasaría del primer año. Fueron seis meses y un día. No bate el récord del que menos tiempo pasó en el puesto porque ese lo sigue ostentando Jerald TerHorst, que dimitió a los 31 días cuando no se vio capaz de defender el perdón a Nixon que decidió Gerald Ford.

Spicer nunca mostró problemas de conciencia a la hora de jalear el indefendible comportamiento de su jefe, que en su primer día en el pódium le obligó a decir enérgicamente que a su investidura había acudido más gente que a la de ningún otro presidente en la historia. «¡Punto!», remató él. Trump le observaba al otro lado de la pantalla en el Despacho Oval, para asegurarse de que lo decía con convencimiento. Le criticaba que el traje no le asentaba bien en los hombros, que no le defendía con la suficiente energía y que resultaba demasiado blando con la prensa.

En 'Saturday Night Live', el programa de humor político más visto de la televisión estadounidense, Melissa McCarthy le interpretaba como un ogro que embestía a los periodistas con el atril cuando hacían preguntas incómodas y retorcía sus palabras para decir lo que no decían. Todo eso y más aguantó Spicer, pero ayer tiró la toalla cuando se confirmó que Trump había nombrado nuevo director de Comunicación a su amigo Steven Scaramucci, un magnate de Wall Street que le ha defendido en la cadena Fox con la fuerza que él quiere ver en sus leales.

El puesto estaba vacante desde que el 14 de mayo dimitió Mike Dubke. Spicer ha hecho desde entonces ambos trabajos, cediendo el espacio ante las cámaras a su adjunta Sarah Huckabee, que ayer fue ascendida en el cargo para sustituirle. En realidad lo que realmente había desaparecido de las cámaras es la conferencia de prensa que tradicionalmente programaba la Casa Blanca cada día desde Eisenhower en 1955. Hasta que Scaramucci la utilizó ayer para presentarse, hacía 22 días que no se celebra una, en parte porque así Spicer se ahorraba las críticas de su jefe. Sin imágenes no tiene paciencia para oír las grabaciones de audio de los periodistas.

La presión del presidente

Oficialmente Spicer se opone «vehementemente» al nombramiento de Scaramucci como su jefe porque «no está preparado para el cargo» y ese trabajo recaería sobre sus hombros. Una opinión que compartía con el asesor presidencial Steve Bannon y hasta con el jefe de Gabinete, Reince Priebus, que antes había dicho que «sobre su cadáver» y ahora dice estar «al 100%» con Scaramucci.

Todo el mundo piensa que Spicer ya no podía soportar la presión de un presidente errático que le contradecía y humillaba a todas horas. El nombramiento de alguien tan conflictivo, apoyado por Ivanka Trump y Jared Kushner pero a quien se oponen los altos cargos, sería la gota que colma el vaso pero también la coartada perfecta para saltar del barco.

El nuevo director de la Casa Blanca es amigo del presidente, de su familia y del polémico presentador de Fox Sean Hannity, al que Spicer dio anoche su primera entrevista. Trabajó con el equipo de transición y llegó a vender su fondo de inversiones SkyBridge a los chinos porque esperaba un cargo en el Gobierno de Trump. Priebus se opuso por conflictos éticos pero en los tiempos que corren, con los negocios del presidente bajo investigación de un fiscal especial, Trump quiere a alguien combativo que le defienda ante las cámaras, que tenga los contactos mediáticos para proporcionarle la cobertura que quiere ver y que entienda de finanzas.

Se le considera el mejor adalid del mandatario en televisión. Ayer probó el sabor de lo que es ser su voz: cuatro llamadas de teléfono en menos de 24 horas, incluyendo una pasada la medianoche y otra a las 5:30 de la madrugada.

Más

Fotos

Vídeos