El referéndum popular separatista convocado en Brasil se desinfla por su baja participación

M. VALENTE BUENOS AIRES.

Una victoria contundente obtuvo en Brasil la consulta popular separatista realizada en tres estados sureños que pugnan por su independencia. No obstante, la cantidad de votantes estuvo muy por debajo de las expectativas de acuerdo a los cómputos provisionales. La consulta informal, sin carácter vinculante, se realizó en unas 800 ciudades de Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul, estados en los que residen 29 millones de habitantes. El padrón electoral es de 21 millones y los organizadores esperaban que al menos un millón acudiese a la cita. Con un 56,6% de las urnas contabilizadas por los propios organizadores, sólo se habían registrado 280.000 votos, de los cuales casi el 96% se inclinó por el 'sí' a la separación. Pese a la escasa afluencia de votantes, se manifestaron optimistas.

«Fue excelente para la estructura que tenemos, somos un movimiento que no tiene siquiera cuenta bancaria», declaró Pedro Liss, de la Comisión por el Plebiscito en Curitiba, capital de Paraná. «Mucha gente fue a votar espontáneamente, necesitamos un cambio», añadió. Los activistas del movimiento El Sur es mi País cuestionan el desequilibrio que existe entre la presión tributaria que sufre la región por parte del poder central y las escasas inversiones que llegan del Gobierno federal. La crisis económica y los escándalos políticos profundizaron la demanda. Los separatistas, en su mayoría descendientes de colonizadores europeos que llegaron a esa región en el siglo XIX, proponen realizar un plebiscito legal en las elecciones de 2018.

Para ello, en esta consulta invitaron a los electores a firmar una iniciativa popular para que el tema sea tratado en el Congreso. La propuesta es votar para que los ciudadanos decidan si estos tres estados pueden o no formar un país aparte, un movimiento prohibido expresamente hoy por la Constitución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos