La reacción internacional al anuncio, entre la esperanza y el optimismo

Z. ALDAMA SHANGHÁI.

En varias ocasiones, Donald Trump afirmó que no se puede confiar en un tirano loco como Kim Jong-un. Cuando el hielo entre las dos Coreas comenzó a derretirse a principios de año, el presidente estadounidense se mostró más que escéptico. Sólo le faltó reírse de quienes lo veían con esperanza.

Ayer, sin embargo, en la red social Twitter cambió radicalmente su discurso: «Corea del Norte ha aceptado suspender sus pruebas atómicas y desmantelar un centro de test. Esta es una muy buena noticia para Corea del Norte y para el mundo. ¡Gran progreso! Espero con ganas nuestra cumbre».

Aunque con ese «ha aceptado» quiera marcarse un tanto que no le corresponde, porque no parece que la decisión haya sido fruto de la presión que él ha realizado, el optimismo que ahora muestra Trump se alinea ya con el de otros líderes mundiales. «Va a crear el ambiente idóneo para la cumbre intercoreana», dijo un portavoz de Seúl.

En Europa, también las primeras reacciones acogieron positivamente el anuncio. «Esperamos que esto sea muestra de que las negociaciones se van a hacer de buena fe», añadió el Ministerio de Asuntos Exteriores británico. «Es parte de un proceso que debe concluir con una desnuclearización, completa, verificable, e irreversible», sentenció la responsable de Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos