El primer ministro Al-Abadi reconoce su derrota y pide respeto al resultado

El clérigo radical Muqtada al-Sadr, de tendencia nacionalista, y un grupo de milicias pro-iraníes se mantienen a la cabeza en el recuento de votos de las elecciones parlamentarias de Irak, celebradas el domingo pasado. Los datos divulgados ayer otorgaban al primer ministro, Haidar al-Abadi, un fuerte e inesperado descenso, aunque la Comisión Electoral solo ha ofrecido resultados de las provincias del sur del país, en su mayoría de población chií, y no ha publicado cálculos acerca del reparto de asientos en el Parlamento. Tampoco ha facilitado el recuento del voto en el extranjero ni de los militares y policías, que acudieron a las urnas el jueves, dos días antes que el resto de los electores, lo que podría alterar el reparto de escaños.

El primer ministro pidió ayer a los diferentes grupos políticos del país que respeten los resultados de las elecciones parlamentarias y felicitó a los bloques que encabezan por el momento el recuento. Al-Abado mostró además en un comunicado su «total disposición» a trabajar y cooperar con los ganadores «para formar el Gobierno más fuerte posible para Irak», que probablemente será de coalición debido a la previsible fragmentación del Parlamento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos