Preocupación por la «miseria del equipamiento» del Ejército alemán

J. C. BARRENA BERLÍN.

Los seis submarinos de la Marina alemana se encuentran averiados, tres de cada cuatro carros de combate del Bundeswehr, el Ejército, no son operativos, y la Luftwaffe, la fuerza aérea, no puede utilizar su flota de aviones de transporte ante las incesantes averías de sus nuevos Airbus A400M. Son solo algunos de los muchos males que sufre el aparato militar de la primera potencia económica europea y líder exportador mundial.

«La miseria del equipamiento afecta a toda la tropa», denunciaba ayer Hans Peter Bartels, comisionado para el Ejército en el Bundestag y Defensor del soldado, al presentar su informe anual, un documento que critica abiertamente la política de la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, y sus esfuerzos por modernizar el Ejército germano.

Pese al proceso de reformas iniciado en 2011, «la situación del material sigue siendo dramáticamente mala y en algunos casos ha empeorado más aun», afirma Bartels en su informe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos