La posible muerte de Al-Bagdadi eclipsa el primer día sin el califato

Una información sobre el fallecimiento de líder yihadista ha sido confirmada por varias fuentes, pero el Estado Islámico guarda silencio

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL JERUSALÉN.

Apenas veinticuatro horas después de que las autoridades de Irak proclamaran la victoria militar definitiva en Mosul, que vivió su primera jornada de los últimos tres años libre del califato, el grupo yihadista Estado Islámico (EI) podría haber sufrido otro gran golpe. Varios medios iraquíes, como la cadena Al-Sumaria, informaron de la muerte del califa, Abú Baker al-Bagdadi, y aseguraron que los yihadistas tendrían muy avanzadas las gestiones para elegir sustituto.

Al-Sumaria citó fuentes próximas a los fundamentalistas en Tal Afar, ciudad situada a 65 kilómetros al oeste de Mosul, próxima a la frontera con Siria, en la que el EI tiene su nuevo cuartel general tras la pérdida de Mosul. Estas fuentes aseguraron que una vez difundida la noticia de la muerte del califa se produjeron altercados entre sus más fieles seguidores y algunas voces críticas. Hasta el cierre de esta edición el EI no había emitido comunicado alguno sobre un tema tan importante, tal y como suele hacer cuando fallece alguno de sus hombres fuertes.

No es la primera vez que se especula con la muerte de Al-Bagdadi, pero en esta ocasión, además de los medios iraquíes, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) también aseguró que estaba en condiciones de «confirmar» su fallecimiento, aunque no aportó detalles al respecto.

A mediados de junio Rusia informó de que el califa podría haber muerto en un bombardeo que realizaron sus aviones el 28 de mayo a las afueras de Raqqa, bastión del grupo en Siria que ahora está rodeado por las fuerzas kurdo árabes que respalda EE UU. Irán, poco más tarde, corroboró esta información del Kremlin, pero fuentes oficiales iraquíes señalaron que esta mezcla de líder religioso y militar, que lidera el califato desde su proclamación en el verano de 2014, nunca habría llegado a cruzar la frontera siria.

'El fantasma'

De ese verano de hace tres años datan las únicas imágenes que se han difundido del cabecilla, cuando dirigió la oración del viernes en la mezquita de Al-Nuri, ahora reducida a escombros por sus propios seguidores en la ciudad vieja de Mosul, para pedir a los musulmanes «obediencia». Desde entonces se ha erigido como un líder totalmente en la sombra y, exceptuando un mensaje de voz para pedir a los suyos fuerza y resistencia en Mosul ante la ofensiva que acaban de empezar las fuerzas iraquíes con apoyo de la coalición internacional, permanece oculto. Ese mensaje sonoro e imposible de verificar se difundió en noviembre a través de Al-Furqan, medio de comunicación afiliado al EI. Desde entonces no ha roto el silencio, lo que es la forma de actuar le ha valido el sobrenombre entre los suyos de 'El fantasma'.

Su paradero es una incógnita, pero los expertos consideran que su posible pérdida «tendrá un efecto menor en la amenaza que supone el EI para la seguridad global», ya que «el grupo no se ha construido en torno a una persona, sino que está diseñado como organización global con distintas wilayat o provincias», según el último artículo sobre el EI publicado por el analista de Colin P. Clarke en 'Foreign Policy'.

Fotos

Vídeos