Poder «absoluto» para indultar

El presidente de EE UU defiende su capacidad para perdonar los eventuales delitos de su familia, de su equipo y de él mismo en la trama rusa

LUCÍA LEAL WASHINGTON.

El presidente de EE UU, Donald Trump, defendió ayer su «absoluto» poder de perdonar a sus asesores, familiares y posiblemente incluso a sí mismo ante las investigaciones sobre la trama rusa, aunque subrayó a continuación que, según su criterio, el único crimen son las «filtraciones» de los medios sobre el tema. En una retahíla de tuits a primera hora de la mañana, el mandatario reaccionó a varias informaciones de prensa, incluida la que afirmaba que Trump ha pedido información a su equipo legal sobre su poder para indultar delitos federales.

«Aunque todos están de acuerdo en que el presidente de EE UU tiene el poder absoluto de perdonar, para qué pensar en eso cuando de momento el único crimen son las FILTRACIONES contra nosotros. NOTICIAS FALSAS», escribió Trump. Según informó 'The Washington Post', el magnate ha pedido información a su equipo sobre su poder ejecutivo para indultar a sus asesores, a sus familiares e incluso a sí mismo, y sus abogados están evaluando hasta dónde llegaría esa potestad.

Los presidentes estadounidenses tienen la autoridad de indultar a otros por delitos federales, pero no está claro si pueden perdonarse a sí mismos. La Constitución no prohíbe explícitamente esa posibilidad, aunque sí indica que el mandatario no puede utilizar el perdón para detener un juicio político en el Congreso (impeachment), un proceso que puede llevar a la destitución de los inquilinos de la Casa Blanca.

Algunos expertos creen que el presidente no podría perdonarse a sí mismo, porque supondría un claro conflicto de interés, mientras que otros consideran que sí tiene la autoridad de hacerlo, aunque la tensión que eso generaría en el país podría llevar el asunto hasta el Tribunal Supremo. El uso de la palabra «absoluto» por parte de Trump sugiere, en cualquier caso, que no ve demasiados límites a su autoridad y podría considerar usarla en relación con las investigaciones del FBI y del Senado por los supuestos lazos entre su equipo y el Gobierno ruso durante la campaña electoral de 2016.

Después de una semana especialmente turbulenta, con relevo en la dirección de Comunicaciones de la Casa Blanca y dimisión del portavoz, Sean Spicer, el presidente vivió ayer una jornada patriótica. Viajó a Norfolk (Virginia) para presidir la ceremonia de inauguración del portaaviones 'Gerald R. Ford', una fortaleza flotante con capacidad para 4.500 tripulantes y 70 aviones que ha costado 11.100 millones de euros y que definió como «el mejor buque del mundo».

Trump aprovechó el viaje para advertir al mundo de que «el poder militar estadounidense es insuperable» y exigió al Congreso aumentar el presupuesto de defensa. «El acero estadounidense y las manos estadounidenses han construido un mensaje para el mundo de 100.000 toneladas: que el poder militar estadounidense es insuperable, y que estamos volviéndonos mayores, mejores y más fuertes cada día bajo mi Gobierno», sentenció Trump.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos