El SPD plantea alternativas al 'matrimonio forzado' con Merkel

Schulz, ayer, se dirigía al encuentro con Merkel. :: M. Kappeler / afp/
Schulz, ayer, se dirigía al encuentro con Merkel. :: M. Kappeler / afp

Socialdemócratas y conservadores mantienen sus contactos previos para la formación de un gobierno

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

Mejor 'KoKo' que 'GroKo', aunque ambas palabrejas suenan fatal. Los socialdemócratas germanos (SPD) siguen enriqueciendo el paraíso alemán de las abreviaturas con nuevas propuestas e iniciativas de carácter político que les libren de un nuevo matrimonio forzoso con los conservadores de Angela Merkel. Cualquier opción es buena antes que repetir la 'grosse koalition' ('GroKo'), de la que han salido trasquilados en las dos ocasiones en que se convirtieron en socios menores de la Unión de cristianodemócratas y socialcristianos bávaros (CDU/CSU). El electorado alemán castigó en septiembre pasado su alianza con Merkel con el peor resultado electoral en los 154 años de historia del SPD.

Se entiende así el pavor de los socialdemócratas alemanes a un tercer matrimonio con la incombustible canciller por temor a salir de nuevo escaldados y sufrir un castigo aún mayor en las elecciones dentro de cuatro años. Sin embargo, el SPD se ha visto de nuevo arrastrado hasta el altar por el presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, que apeló a su responsabilidad de Estado tras el fracaso de los contactos entre conservadores, liberales y verdes para una fórmula inédita.

Para evitar otra 'GroKo', el SPD planteó anoche a los conservadores la posibilidad de acordar una 'KoKo' ('kooperations koalition'), es decir, una alianza descafeinada en la que ambas formaciones pactarían un acuerdo de mínimos para gobernar juntas y resolver cuestiones fundamentales como los presupuestos, mientras los temas más conflictivos se llevarían al Bundestag, el Parlamento federal, donde se buscaría el apoyo de otros partidos para lograr mayorías cambiantes. El SPD incluso ha propuesto apoyar un gobierno conservador en minoría para evitar ponerse el traje de novia por tercera vez.

O todo o nada

Son propuestas que planteó su presidente, Martin Schulz, a la líder de la CDU, Angela Merkel, y el jefe de la CSU y primer ministro bávaro, Horst Seehofer, en la reunión que celebraron ayer hasta bien entrada la noche junto a los líderes parlamentarios de sus partidos para tratar de recomponer su relación y prolongar cuatro años la vida de un gobierno que actualmente trabaja en funciones.

Sin embargo y antes de esa cita, destacados políticos de la Unión dejaron bien claro que la 'KoKo' no tiene futuro. «No se puede gobernar por una parte y ejercer la oposición por otra. Eso no funciona», opinó Seehofer, mientras el líder parlamentario de la CSU en el Bundestag, Alexander Dobrindt, afirmó que «una 'KoKo' es una 'No Go' (no-puede-ser) y el SPD está obligado a comprometerse. O todo o nada», añadió Dobrindt.

«No podemos ser el grupo de terapia del SPD», dijo Volker Bouffier, primer ministro cristianodemócrata del Estado de Hesse, quien comentó que «las mayorías cambiantes pueden resultar en teoría muy interesantes, pero en la práctica conducirían rápidamente a los límites de la cooperación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos